“El Explosivo” Machado, amplio favorito ante “El Chango” Cancio Por J.J. Álvarez

Aunque existen múltiples enfoques, que derivan en predicciones por las características personales y resultados de los púgiles, ningún combate resulta extremadamente fácil. Un golpe fortuito, inesperado (recuerden el derechazo de Eleider Alvarez ante Sergey Kovalev, en agosto pasado) y puede cambiar el curso de los acontecimientos, así como el resultado de un combate.

De ahí que el concepto “favorito” hay que tomarlo con cautela, a pesar de que se traduce en impacto positivo en las apuestas y refleja el boxeador con mayores opciones de salir con el brazo en alto, de acuerdo con algunas variables, unas objetivas, otras bastante subjetivas. Ahora ese “favoritismo” se inclina hacia el puertorriqueño Alberto “El Explosivo” Machado, quien ante el estadounidense Andrew “El Chango” Cancio expondrá por tercera ocasión la faja de las 130 libras, correspondiente a la Asociación Mundial (AMB), el 9 de febrero, en el Fantasy Springs Resort y Casino, de Indio, California.

Invicto en 21 pleitos, 17 finalizados antes por la vía del sueño, Machado, de 28 años, se encuentra en la cúspide de la ola, al igual que el también imbatido zurdo norteño Gervonta “El Tanque” Davis (20-0-0, 19 KOs), súpercampeón de la misma entidad, e igualmente con ascenso al cuadrilátero el mismo 9 de febrero, ante el sustituto Hugo “Cuatito” Ruíz (39-4-0, 33 KOs), en el Dignity Health Sports Park, antes Stub Hub Center, de Carson, en California.

Vale mencionar que la AMB expresó hace algunos años que se enfocaría en eliminar la gran cantidad de campeones en cada categoría, lo que era – y es- un reclamo constante de los amantes de la disciplina. Pero esos argumentos no pasaron de palabras y como ejemplo innegable Machado y Davis ostentan títulos en las 130 libras, sin que se vislumbre un duelo cercano que defina cuál de los dos es el verdadero monarca de la organización en los súperplumas.

Cancio, de 30 años y oriundo de Blythe, California, ocupa el 8vo puesto de la clasificación, en tanto Ruíz, de Los Mochis, Sinaloa y asentado en Glendora, también en el estado de California, aparece en la 9na posición. Este último aceptó enfrentar a Davis a última hora, debido a una lesión del codo derecho del mexicano Abner Mares, 5to en el listado de ese peso .

La pregunta “se cae de la mata”, como se dice popularmente a lo que es obvio: ¿ Por qué la AMB no establece un combate OBLIGATORIO entre Machado y Davis –también en las otras divisiones- para “limpiar” esa caterva de campeones, que crea una gran confusión y en nada beneficia la esencia del boxeo (aunque sí las finanzas de la organización).

MACHADO, MAS ALTO, MAS RAPIDO Y CON MAYOR PEGADA
Bajo la tutela del experimentado técnico estadounidense Freddy Roach, el boricua Machado, nacido en Río Piedras y con residencia en San Juan, la capital, señala que ha conseguido avances notables como boxeador.

“Desde que comencé la preparación con Freddie – es la cuarta pelea juntos- he mejorado considerablemente y me siento muy satisfecho con su trabajo y con los esfuerzos que hace día a día para minimizar el mal de Parkinson”, dijo Machado ante los medios, en el Westside Boxing Club in Los Angeles. “Estoy muy feliz y emocionado por defender el título por tercera vez, con la convicción de que saldré victorioso y buscaré mayores retos en los próximos meses”.

Machado viene de anestesiar en el primer asalto al estadounidense Yuandale “Money Shot” Evans, el 27 de octubre pasado, en la sala Hulu, del emblemático Madison Square Garden, de Nueva York, donde propinó tres caídas al norteño, lo que obligó al árbitro Ricky González a detener la masacre cuando restaban 35 segundos de la fracción inicial.

“Sé que soy muy alto para esta división, pero también tengo poder y velocidad”, añadió Machado, quien es co-promovido por Golden Boy Promotions y Miguel Cotto Promotions. “Cancio es un gran guerrero, pero estoy listo para defender mi título, que es otro reto en mi carrera. Espero hacer este año alrededor de cuatro defensas de la corona y que alguna incluya la unificación ante los otros campeones”.

Con cuatro pulgadas menos de estatura que su oponente (5´6 por 5´10 pulgadas) y también inferior en alcance (68” por 72” ), Cancio (19-4-2, 14 KOs) suma dos victorias, desde que sucumbió por nocaut ante su coterráneo Joseph “Jo Jo” Díaz, el 17 de septiembre de 2016, en Arlington, Texas, donde disputaron la faja pluma de la Federación de Norteamérica (NABF, en inglés). El derrotado sufrió un corte en el puente de la nariz por un golpe válido en el 3ro y no pudo continuar en el noveno.

En la última confrontación, “El Chango” Cancio doblegó unánime al kosovo Dardan Zenunaj, el 17 de agosto, precisamente en la misma instalación californiana donde chocará con Machado.

“Parece algo surrealista luchar por un título mundial, pues tras la dura derrota en mi primera pelea de pay-per-view (frente a Joseph Díaz, en 2016) pensé que mi carrera había terminado”, relató Cancio durante su turno ante los periodistas. “Le dije a mi mejor amigo que me retiraría y me tomó 17 meses regresar al ring. Pero aquí estoy y me siento muy bien ahora”.

Cancio precisó que se considera un boxeador diferente al que enfrentó a Díaz. “La vida me cambió. Me golpearon algunas cosas que nunca había visto venir y supongo que ese revés me humilló y me cambió como persona. Y ahora estoy nuevamente en un gran escenario, listo para grandes cosas. No tengo dudas que es mi momento. Y no lo voy a desaprovechar”, reflexionó.

Facebook Comments