Oscar Valdez enfrenta a Carmine Tommasone en trampolín hacia Josh Warrington Por J.J. Álvarez

El campeón mundial mexicano Oscar Valdéz se ha visto obligado a mantenerse alejado de las peleas oficiales por una fractura de mandíbula ocurrida hace casi un año, en su combate ante el inglés Scott Quigg, a quien derrotó unánime en el Stub Hub Center, de Carson, California, donde hizo la cuarta defensa de la corona pluma de la Organización Mundial (OMB).

Tras ese “impasse”, el invicto Valdéz (24-0-0, 19 KOs) regresa al cuadrilátero este sábado 2 de febrero, en el Ford Center, de Frisco, Texas, frente al italiano Carmine Tommasone (19-0-0, 5 KOs), también imbatido en las filas rentadas, pero para la gran mayoría, un oponente que debe caer antes de los 12 asaltos programados. Como “todos los caminos conducen a Roma”, igualmente la casi totalidad de vaticinios se inclinan por un triunfo por la vía del sueño, del nacido en Nogales, Sonora.

El enfrentamiento Valdéz-Tommasone será co-estelar de la revancha que escenificarán el colombo-canadiense Eleider “La Tormenta” Alvarez (24-0-0, 12 KOs) y el ruso Sergey “El Triturador” Kovalev (32-3-1, 28 KOs), tras el inesperado KO que propinó Alvarez a Kovalev en el séptimo asalto, el 4 de agosto pasado, en Atlantic, City, Nueva Jersey. El europeo llevaba apreciable ventaja a la altura de ese round, cuando una poderosa derecha recta cambió el rumbo de los acontecimientos. Otras dos caídas sucesivas, obligaron al árbitro David Fields a concluir las acciones. Con el triunfo, el sudamericano se apropió de la corona vacante semipesada de la OMB.

Valdéz, de 28 años, venció en una batalla campal a Quigg, quien se presentó excedido de peso el día previo de la reyerta, con lo cual quedó sin posibilidades de optar por la faja. Encima de ello, rechazó regresar a la báscula el 10 de marzo, fecha del enfrentamiento. Aún así, el azteca aceptó al pleito, que ganó con puntuaciones de 117-111 (2) y la otra de 118-110.

Aunque por su alto nivel de impactos y el permanente fragor de la batalla, la pelea fue incluida entre las candidatas a “Pelea del Año”, para Valdéz significó una impostergable separación del cuadrilátero, debido a la rotura del maxilar.

Ya totalmente recuperado, Valdéz vuelve al ruedo ante “Mr. Lobo” Tommasone, un debutante en los exigentes escenarios estadounidenses, y también en su primera incursión fuera de Italia, después de doblegar en seis asaltos al mexicano Giovanny “Josesito” Martínez, el 30 de noviembre último, en Florencia, Italia.

Por accidente le cayó esta oportunidad al italiano Tommasone, ya que el rival previo de Valdéz era el español Andoni “El Macho” Gago, pero el oriundo de Otxarkoaga, Bilbao, País Vasco, “no consiguió la visa de entrada a los Estados Unidos, después de infinidad de trámites e intentos”, según explicó en un comunicado su promotora MGZ.

“Los fanáticos pueden esperar que Oscar Valdéz sea el mismo peleador agresivo y emocionante de siempre”, dijo Valdéz a punto de partir desde San Diego, California, donde entrena y reside desde hace algún tiempo, hacia Frisco, la sede de la contienda. “También observarán aspectos diferentes en mi estilo, que nadie ha visto y que estoy aprendiendo y perfeccionando con mi nuevo entrenador Eddy Reynoso (el preparador del monarca mundial Saúl “Canelo” Alvarez), que sustituyó a Manny Robles”.

A Valdéz y a Tommasone los une a la distancia el cubano Lázaro Álvarez, vencedor de ambos en el pasado. El isleño se impuso a Tommasone, entonces campeón de la Unión Europea y uno de los tres púgiles profesionales que asistieron a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, en 2016. El cubano quedó en bronce, pues perdió la siguiente pelea en semifinales. Alvarez, titular del mundo en las filas amateur, conquistó la medalla de oro al doblegar a Valdéz en el combate final de los XVI Juegos Panamericanos, de Guadalajara, México, disputados a fines de octubre de 2011.

Nacido hace 34 años, en Avelino, Campania, Tommasone, y con ocho años en el boxeo de paga, fue campeón italiano e Internacional de la Asociación Mundial (AMB). Capturó la corona vacante de la Unión Europea por amplia decisión unánime ante el zurdo escocés Jonathan Slowey, el 26 de septiembre de 2015, en Caivano, Campania.

VALDEZ Y SU EQUIPO INTERESADOS EN UNIFICAR CON JOSH WARRINGTON
Aunque su objetivo inmediato es derrotar a Tommasone, Valdéz y su entorno no esconden el interés por unificar con el británico Josh Warrington (28-0-0, 6 KOs), poseedor desde el pasado año del cinturón pluma de la Federación Internacional (FIB).

Warrington, de 28 años, capturó el título en mayo, cuando se impuso por cerrado fallo dividido, al entonces campeón Lee “El Relámpago” Selby, el 19 de mayo pasado, en Leeds, ciudad perteneciente al condado Yorkshire, en la parte norte de Inglaterra, donde nació el vencedor. Dos de los jueces votaron por Warrington 116-112 y 115-113, en tanto el otro dio esa última puntuación a Selby.

Siete meses después, el 22 de diciembre, Warrington lo defendió con éxito (unánime) ante el irlandés Carl “El Chacal” Frampton, en la ciudad británica de Manchester, donde hizo la primera exposición del cetro de las 126 libras.

“Valdéz está enfocado en su próximo combate ante Carmine Tommasone, pero una vez concluido con el triunfo como esperamos, iniciaremos conversaciones con los representantes de Warrington”, dijo Frank Espinosa, manager de Valdés a BoxingScene.com. “Es una pelea que Oscar y nosotros deseamos”.

Igualmente precisó que como su representado ha estado fuera de acción durante 11 meses, necesita varios asaltos para recuperar la forma deportiva del pasado y compenetrarse más con el estratega Reinoso. “Es solamente su primera pelea junto a Eddie, por lo que se producirán algunos cambios, pero no todos los que el nuevo entrenador confía en lograr para que Oscar esté listo otra vez para pleitos del más alto nivel”.

Facebook Comments