“La Amazona Negra” Gabriels tiene en la mira a Shields y Braekhus Por J.J. Álvarez

Cuando se analiza el boxeo femenino actual, hay tres nombres que obligatoriamente hay que mencionar: la colombiana-noruega Cecilia Braekhus, la estadounidense Claressa Shields y la costarricense Hanna Gabriels, las tres en divisiones cercanas y con ansias cada una de ellas de demostrar que ocupan la cima entre todas las féminas que practican el Arte de Fistiana.

Para la inmensa mayoría de los medios especializados, entre ellos Zona de Boxeo, la invicta “Primera Dama” Braekhus (35-0-0, 9 KOs), monarca welter en los cuatro organismos más reconocidos (CMB, OMB, AMB y FIB) es la número uno libra por libra, mientras “T-Rex” Shields (8-0-0, 2 KOs) acapara el título de la categoría mediana del CMB, la AMB y la FIB.

De ahí que “La Amazona Negra” Gabriels (18-2-1, 11 KOs), doble monarca del mundo welter y ahora súperwelter, repita una y otra vez que su objetivo es cruzar guantes con esas dos extraordinarias boxeadoras, en el caso de Shields, en una revancha que sería del agrado de los amantes de la disciplina, pues el primer enfrentamiento se convirtió en una guerra campal, que favoreció cerradamente a la estadounidense.

GABRIELS VS SARAH DWYER
Ahora con 36 años, Gabriels expondrá su faja súperwelter de la Asociación Mundial (AMB) ante la australiana Sarah Dwyer, el 26 de enero, en la Baco Discoteca, de Managua, Nicaragua, en una velada que el organismo bautizó con el nombre de “KO a las Drogas”.

De acuerdo con las presentaciones previas, Dwyer, quien ocupa el noveno lugar en el ranking de la AMB en las 154 libras, no debe significar un sólido obstáculo para que Gabriels, de mayor experiencia y nivel cualitativo, salga victoriosa por cualquier vía.

Para Dwyer será su primera salida extra-fronteras y por supuesto el debut en el continente americano. Antes empató en ocho asaltos con la jovencita de 21 años, Tayla Harris, el 17 de noviembre pasado, en el Melbourne Pavilion, donde disputaron el cetro vacante de Australia en la división mediana (160 libras).

AÑORADA REVANCHA ANTE SHIELDS
Gabriels y Shields escenificaron un pleito cargado de emociones – y golpes – el 22 de junio pasado, en el Masonic Temple, de Detroit, Michigan, donde estuvieron en juego los cinturones vacantes de la AMB y la FIB en las 160 libras. En el primer asalto, la costarricense derribó a la norteña con una buena combinación de ambas manos y potente derecha al rostro, pero que no tuvo mayores consecuencias para Shields. Después ambas se enfrascaron en una guerra sin cuartel a lo largo de los siguientes nueve asaltos, en los que la estadounidense sacó apreciable ventaja, tal como reconocieron los jueces, dos de ellos con votaciones de 97-92 (Pasquale Procopio y Jeremy Hayes) y el otro 98-91 (Michael Ancona).

La intensidad del combate y el alto volumen de golpes entre las dos propició que la AMB le otorgara el reconocimiento de “Pelea del Año” entre las féminas.

Y aunque Gabriels tiene un duelo cercano versus Dwyer, que debe resolver favorablemente para enfocarse en otros objetivos, su mirada está en la revancha frente a Shields y en enfrentar a Braekhus (35-0-0, 9 KOs), vencedora unánime de la polaca Aleksandra Magdziak Lopes, el 8 de diciembre, en el StubHub Center, de Carson, California, que le permitió retener los cinco títulos en su poder (también el de la Organización Internacional).

“Quiero pelear con Claressa – también monarca en 168 libras – y con Cecilia para darles a mis fans todo lo que pueda antes de abandonar el deporte”, dijo Gabriels a medios de Costa Rica. “Le agradezco a mis seguidores por apoyarme siempre y por mostrarme el amor incluso en la derrota. También a mi equipo de trabajo porque son increíbles. No los decepcionaré”.

Al referirse a Dwyer, la peleadora costarricense expresó que ha podido apreciar a través de los videos que posee un buen jab y es muy agresiva. “He realizado un entrenamiento realmente increíble con mi esposo y estoy lista para regresar con la victoria. Ella (Dwyer) es una guerrera e intentará ´cortarme´ la cabeza, pero la enviaremos de regreso a Australia suficientemente rápido”.

Hace poco más de nueve años, el 19 de diciembre de 2009, Gabriels se alzó con el cinturón welter de la OMB, al doblegar por la vía del cloroformo en el cuarto asalto a la argentina Gabriela “La Aventurera” Zapata, en el Estadio Nacional, de Managua. Tras tres defensas exitosas, la dominicana Oxandia Castillo le arrebató el título, por inesperado nocaut técnico en el segundo asalto, el 28 de febrero de 2013.

La dulce revancha llegó en octubre de 2017, en San José, capital de Costa Rica, donde la local se impuso por fallo unánime, en pleito de la categoría súperwelter en el que Gabriels sometía a prueba sus coronas de OMB (por cuarta ocasión ) y de la AMB (2da defensa).

Facebook Comments