Manny Pacquiao venció en forma convincente a Adrien Broner en Las Vegas Por J.J. Álvarez

El filipino Manny Pacquiao apeló a toda su experiencia, buen boxeo y entrega para derrotar en forma unánime al alardoso estadounidense Adrien Broner, el 19 de enero, en el hotel y casino MGM Grand de Las Vegas, donde se dieron cita más de 13 mil personas y el vencedor retuvo por primera vez el título welter de la Asociación Mundial (AMB).

Pese a las injustificadas palabras posteriores de Broner (33-4-1, 24 KOs) que afirmó haber ganado el combate, “Manny” Pacquiao fue superior a lo largo de todo el pleito, impactando más golpes, sobre todo en los de poder y como prueba de superioridad manifiesta, cerró en forma precisa, abrumando a su rival durante los tres asaltos de campeonato (10mo, 11mo y 12mo).

Desde los primeros compases, Pacquiao buscó implementar su plan táctico, sin dejar de soltar sus puños en forma precisa. Broner estuvo poco activo en los inicios, aguardando por la propuesta del asiático. Ya en el tercer asalto, Pacquiao pegó con ambas manos en varias ocasiones y Broner parecía que esperaba encontrar un agujero en la defensa de su oponente.

Así transcurrieron las siguientes fracciones, Broner muy conservador y Pacquiao marcando puntos con el jab de derecha y lanzando también con precisión el recto de zurda. El séptimo fue el mejor del asiático y Broner intentó como pudo capear el temporal de golpes, esquivando y rehuyendo, pero sin mucha convicción para soltar sus puños. Acorralado el norteño en una esquina, Pacquiao lo atacó con golpes limpios salidos de ambas manos. Logró Broner escaparse momentáneamente, pero el tagalo lo persiguió hasta otro ángulo y nuevamente descargó con fuerza sus puños. Tras esa lluvia de impactos, el tercer hombre sobre el ring, Russell Mora, se acercó para ver si Broner estaba en buenas condiciones. En ese momento, una buena parte del público estaba de pie y repetía “Manny, Manny” en señal de respaldo al multicampeón filipino. En los finales, Broner se preocupó más por evitar ir a la lona, que por recuperar la ventaja acumulada por Pacquiao a través del pleito.

Aunque cumplió 40 años el pasado 17 de diciembre, Pacquiao (61-7-2, 39 KOs) mostró una excelente condición física y si ahora carece de la vertiginosa rapidez de antaño, todavía es hábil y capaz de desplazarse con mucha agilidad para evitar las arremetidas de su adversario, como ocurrió ante “El Problema” Broner, 11 años menor y reconocido por su velocidad de manos y piernas.

Dos de los jueces, Glen Feldman y Tim Cheatham respaldaron el triunfo de Pacquiao con boletas de 116-112, en tanto el otro, Dave Moretti vio ganar al tagalo 117-111. Y de acuerdo con los datos ofrecidos por CompuBox, el asiático sobrepasó ampliamente a Broner, quien no hizo todo lo que había prometido y quedó a deber.

Las estadísticas en este caso se corresponden con el criterio de los oficiales. Pacquiao pegó 112 golpes de los 568 salidos de sus puños, mientras Broner llegó en 50 de 295, más del doble de los impactos favorables al senador filipino. Igualmente significativos fueron los números en los impactos de poder: Pacquiao acumuló 82 (de 197) y Broner 39 (de 180).

“Me siento muy feliz porque hice mi mejor esfuerzo durante el combate y en los entrenamientos”, dijo sonriente Pacquiao todavía sobre el ring. “Aunque quería ser más agresivo, mis entrenadores me dijeron que no me descuidara, que mi plan táctico estuviera centrado en la riposta y que esperara su ataque para contragolpear”.

Siete veces campeón mundial en divisiones diferentes, Pacquiao venía de anestesiar en el séptimo asalto al argentino Lucas “La Máquina” Matthysse, el 15 de julio último, en Kuala Lumpur, la capital de Malasia, donde se apoderó del cinturón mundial de las 147 libras. Doce meses antes cayó derrotado unánime frente al australiano Jeff “El Avispón” Horn, en el Suncorp Stadium, de Brisbane, Australia, pero en aquella oportunidad muchos de los cercanos al astro filipino señalaron que no se había preparado bien y que había subestimado el duelo ante Horn.

Pacquiao, quien sin oposición ingresará al Salón de la Fama del Boxeo Internacional cuando cuelgue los guantes definitivamente, se mostró eufórico por el triunfo ante Broner, aseguró que continuará un tiempo más en el boxeo y también le lanzó un reto al retirado estadounidense Floyd Mayweather Jr.

“Dígale que regrese al ring y pelearemos”, dijo Pacquiao, quien señaló no haber podido dar lo mejor de sí ante Mayweather en 2015 por una lesión en el hombro. “Estoy dispuesto a pelear con Floyd Mayweather de nuevo si él se decide a volver al boxeo”.

Broner venía de un empate ante su coterráneo Jessie “El Orgullo de Las Vegas” Vargas, el 21 de abril, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York. Antes había sufrido el segundo fracaso de su carrera ante el también estadounidense Miguel Angel “Mikey” Garcia, en el Barclays, de Brooklyn, donde disputaron la faja vacante Diamante del Consejo Mundial (CMB).

Y al sonar la campana que ponía punto final al pleito, Broner se encaramó sobre la cuerdas en una esquina y levantó sus puños como si hubiera ganado el combate. Más increíble fueron sus palabras: “Le gané”, dijo. “Todo el mundo sabe que lo derroté (porque) controlé la pelea y él estuvo desaparecido. Le pegué limpio más veces. Le gané”.

Facebook Comments