Manny Pacquiao vs Adrien Broner: humildad contra arrogancia dentro y fuera del ring -Escrito por J.J. Álvarez

Los perfiles psicológicos del filipino Manny Pacquiao y del estadounidense Adrien Broner son completamente opuestos, pues mientras el asiático muestra una gran humildad en sus palabras, el norteño se expresa con arrogancia, evidenciando un indiscutible egocentrismo, que lo aleja en muchos aspectos de la realidad objetiva.

A simple vista, esas características del “PacMan” Pacquiao y del “Problema” Broner no tienen nada que ver con el combate que efectuarán el 19 de enero, en el lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, donde el visitante expondrá la corona welter de la Asociación Mundial (AMB), que conquistó en julio pasado por convincente nocaut en el séptimo asalto ante el argentino Lucas “La Máquina” Matthysse, en Kuala Lumpur, la capital de Malasia, donde el ganador envió a la lona a su oponente en el 3ro, el 5to y el 7mo episodios.

Pero, resultado también del culto excesivo a su personalidad, Broner se muestra excesivamente confiado en sus habilidades. Considera que tiene ventaja porque es más ambicioso que Pacquiao y en que su estado físico y mental le permitirirá aplicar el cloroformo a su oponente, como hicieron otros tres adversarios a lo largo de la exitosa carrera del nacido en Filipinas, el más resonante propinado en el sexto round por el mexicano Juan Manuel “Dinamita” Márquez, el 8 de diciembre de 2012, en el cuarto de los enfrentamientos bilaterales entre ambos.

“Sé que si lo toco, lo derribaré”, dijo Broner en Las Vegas, en los últimos compases de la preparación y a escasos tres días del crucial enfrentamiento. “No es un secreto, ya lo han noqueado antes. No me importa nada de lo que digan de él. Solo estoy concentrado en ser yo mismo. Hacer lo que tengo que hacer y no tengo dudas que saldré victorioso”.

Ex campeón mundial de cuatro divisiones y oriundo de Cincinnati, Broner (33-3-1, 24 KOs) viene de un empate ante su connacional Jessie “El Orgullo de Las Vegas” Vargas, el 21 de abril del pasado, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, donde dos jueces dieron empate a 114 y el otro se inclinó hacia Broner 115-113.

“Estoy en forma y listo para combatir frente a cualquier táctica que utilice Pacquiao”, añadió Broner. “Siempre he sido un guerrero y traigo esa mentalidad al ring. Hay muchos buenos boxeadores, pero simplemente algunos no exhiben lo mismo que yo ante sus rivales. Esa es la diferencia con Adrien Broner”.

Si Broner no convenció en su pleito ante Vargas, mucho menos lo hizo en el anterior ante Miguel Angel “Mikey” García, quien lo dominó de principio a fin y obtuvo la victoria por fallo unánime en la categoría súperligera (140), el 29 de julio de 2017, en el Barclays Center, que tuvo como incentivo extra la faja vacante Diamante del Consejo Mundial (CMB).

PACQUIAO Y BRONER JUEGAN A LA RULETA RUSA
Tanto para Pacquiao como para Broner el combate tiene una significación especial. Un triunfo convincente del tagalo reforzaría su aspiración de una revancha ante el ¿retirado? Floyd Mayweather Jr., quien en ocasiones otorga esperanzas a ese enfrentamiento y en otras afirma que no ocurrirá, pues colgó los guantes definitivamente.

Si Broner pierde en forma estrepitosa –por nocaut o por una decisión inobjetable como es criterio generalizado-, tendrá que contentarse a seguir con su verborrea insípida y a esperar por otros adversarios, que busquen sobre todo propaganda, lejos de un título en las 147 libras, donde ahora ocupa el sexto lugar del ranking en la Asociación Mundial (AMB) y posiblemente salga de las 10 primeras posiciones.

“Broner es un peleador de calibre mundial, tiene mucha rapidez y ha sido campeón del orbe”, afirmó Pacquiao en conferencia de prensa, ofreciendo total respeto por la trayectoria del estadounidense. “No es momento de subestimar a nadie, porque todos salen a tirar golpes y tampoco deber considerar que es una pelea fácil, ya que la confianza conduce a la derrota muchas veces”.

Elegido tres veces “Púgil del Año” y de la Década en 2010, por la Asociación de Escritores de Boxeo de América (BWAA, en inglés), Pacquiao de 40 años y nacido en la provincia de Sarangani, aseguró que junto a su mandato como senador filipino, también continuará por dos o tres años más en los trajines del boxeo activo.

“No estoy haciendo una predicción, pero mi objetivo es noquear a Broner”, afirmó Pacquiao al referirse a su venidero compromiso. “Voy a buscar el nocaut ante Broner. Había olvidado lo divertido que es ganar por nocaut hasta que lo hice ante Lucas Matthysse el verano pasado”.

El campeón mundial en siete categorías diferentes expresó que no se trata de nada personal contra Broner, sino algo estrictamente comercial, como mismo hace su oponente, que “sabe venderse y cómo vender una pelea”.

Con una sonrisa en su rostro, el zurdo tagalo refutó las declaraciones de Broner, en el sentido que obtendría la victoria por nocaut como hizo el azteca Márquez hace casi siete años. “Creo que Broner ha estado viendo las peleas de Márquez y sé que va a querar contragolpear, pero estoy listo para eso. Lo que pasó en aquella ocasión fue un error y no pasará de nuevo. Aprendí de ese error y trabajamos muchos en este campamento. Estoy preparado para ese estilo y estaré listo para lo que traiga”, aseguró a la cadena Showtime, que transmitirá el pleito a través del Pago-por-evento, un costoso sistema a punto de desaparecer.

Habilidoso, rápido y con un estilo que desconcentra a sus adversarios, Broner es inferior en estatura a Pacquiao, quien todavía tiene mucho boxeo y según sus allegados entrena con gran fervor y dedicación como es difícil encontrar hasta en los púgiles jóvenes, que intentan escalar a la cima. A la par, insisten que Pacquiao recuperó aquel “instinto asesino” que lo caracterizó en sus primeros años como boxeador y que puso de manifiesto ante el argentino Matthysse, en julio pasado.

¿Quién ganará? Me inclino por Pacquiao por cualquier vía, si en realidad está tan bien preparado como aseguran. De lo contrario – recuerden la pobre demostración del filipino ante el australiano Jeff Horn, en julio de 2017-, las aspiraciones de Broner de imponerse podrían convertirse en realidad.

Facebook Comments