“Bolivita” Uzcategui pronostica nocaut a Caleb Plant Por J.J. Alvarez

Para resolver la porfía, varios meses han tenido que esperar el venezolano José Uzcátegui y el estadounidense Caleb Plant. Una inesperada lesion en la mano del norteño el pasado año obligó a posponer el pleito, en el que estaría en juego la corona súpermediana de la Federación Internacional (FIB), que ostenta el sudamericano.

Tras la necesaria posposición, finalmente el campeón “Bolivita” Uzcátegui (28-2-0, 23 KOs) y el invicto retador “Manos Dulces” Plant (17-0-0, 10 KOs) se verán las caras el domingo 13 de enero, en el Microsoft Theater, de Los Angeles, California, en una velada de Premier Boxing Champions (PBC), que se transmitirá en Estados Unidos por la cadena FS1.

Ambos aseguran que han realizado una exhaustiva preparación y se encuentran en óptimo nivel físico, técnico y psicológico, lo cual no es ninguna novedad, como tampoco que cada uno asegura que saldrá con el brazo en alto.

Uzcátegui, de 28 años, nacido en El Vigía, Venezuela, y radicado en la ciudad mexicana de Tijuana, ha sido más preciso y ha repetido en cada entrevista que su adversario no llegará al límite de los 12 asaltos programados. “Esta es mi primera pelea desde que gané el título mundial, y representaré a mi país y a mi querida Tijuana con orgullo y agallas”, aseguró Uzcátegui a un medio hispano. “Mostraré al mundo y a mi oponente porqué soy el mejor súpermediano del mundo en este momento”.

El púgil venezolano tuvo dos enfrentamientos muy díficiles ante el zurdo estadounidense Andre “El Resucitado” Dirrell, en mayo de 2017 y en marzo del siguiente año. En el primero, el 20 de mayo, en Oxon Hill, Maryland, donde estaba en juego el título interino de la FIB, el árbitro Bill Clancy descalificó a Uzcátegui por golpear a su oponente después de sonar la campana que puso fin al octavo round.

Tras una seguidilla de varios impactos, Uzcátegui noqueó a Plant, pero una comision creada al efecto y que revisó el video, respaldó la decisión del tercer hombre sobre el cuadrilátero, alegando que el último golpe ocurrió después del sonido metálico, lo que dejó a Dirrell en la lona y sin posibilidades de continuar.

Diez meses más tarde se efectuó la revancha, el 3 de marzo, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, y allí Uzcátegui no dejó margen a dudas, al propinarle una paliza a Dirrell a lo largo del pleito. Convencidos los entrenadores de que era demasiado el castigo que había recibido su pupilo, la esquina no le permitió que saliera a combatir en el noveno episodio. Para muchos de los seguidores de la carrera del venezolano, la demostración ante Dirrell fue la mejor desde que saltó al profesionalismo hace siete años.

Unas semanas después, el zurdo británico James DeGale, quien debía enfrentar a Uzcátegui por decisión de la FIB, dejó vacante el título regular, que la organización le otorgó al sudamericano en julio, ante la negativa del entonces monarca de efectuar el pleito obligatorio.

Al referirse a su cercano duelo del 13 de enero, Uzcátegui enfatizó que “sin dudas es un honor defender mi título, pero no siento ningún respeto por Caleb Plant. Él ha hablado mucho y lo voy a castigar. Lo voy a lastimar y luego lo voy a noquear”.

De acuerdo con las características de uno y otro, Uzcátegui posee ventaja en alcance y estatura, un poco más de experiencia, y también en el poder de sus puños. Pero Plant es más rápido y en sus combates aprovecha al máximo su inteligencia y talento, una forma de compensar la carencia de fortaleza en los impactos. Para evitar los mazazos de su rival, el estadounidense debe utilizar el jab sin descanso, moverse constantemente y alejarse de la corta distancia, así como evitar que “Bolivita” lo acorrale en las cuerdas, un error que pagó caro Dirrell.

“Creo que nuestros estilos se ajustan perfectamente”, dijo Plant. “Los fanáticos podrán disfrutar de un buen combate en el que habrán juegos artificiales todo el tiempo. ¿La victoria? No tengan la menor duda que sere campeón mundial”.

“Manos Dulces” Plant, de 26 años, suma cuatro victorias por vía judicial, la más reciente ante el mexicano Rogelio “Porky” Medina, el 17 de febrero, en el Don Haskins, Center, de El Paso, Texas.

Facebook Comments