Jermell y Jermall Charlo: resultado agridulce para los gemelos en Nueva York

Una victoria y un revés fue el saldo de los gemelos estadounidenses Jermell y Jermall Charlo, el 22 de diciembre, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, lo que frustró en cierta medida la aspiración de celebrar por todo lo alto con la familia las festividades de Fin de Año.
“El Hombre de Hierro” Jermell (31-1-0, 15 KOs) perdió en un inesperado y controvertido fallo unánime ante el también norteño Tony Harrison (28-2-0, 21 K0s), la faja súperwelter del Consejo Mundial (CMB), que exponía por cuarta ocasion, desde que la obtuvo por nocaut ante John Jackson hace dos años y medio, en el hotel y casino Cosmopolitan, de Las Vegas.
Pero cuando el público desaprueba con estridentes gritos la decisión arbitral en una pelea de boxeo y ninguno de los contendientes pertenece al territorio donde radica la instalación, sin dudas la labor de los jueces resulta alejada de lo acontecido sobre el encordado.
Las boletas de Julie Lederman y de Ron McNair fueron de 115-113, en tanto Robin Taylor vio ganar a Harrison por un margen más amplio: 116-112. No obstante, la gran mayoría de los que observaron el pleito consideran que el “menor” de los Charlo (nació un minuto después que Jermall) fue superior a su rival a lo largo de los 12 episodios y principalmente en los últimos asaltos, en los que estuvo a punto de propinar un fuera de combate a Harrison.
El mellizo inició el pleito bastante conservador, quizás en un intento por conocer en profundidad el plan táctico de Harrison, pero ya en el tercer round comenzó a utilizar el jab con mayor vehemencia y en sentido general incrementó la intensidad de sus puños. La balanza entonces se movio hacia su lado poco a poco.
Los números de Compubox tambíen reflejan la superioridad de Charlo. En total el mellizo lanzó 548 golpes, 160 llegaron a la anatomía de Harrison (25 al cuerpo), repartidos en 52 jabs y 108 de poder. Harrison soltó sus brazos 377 veces, 128 alcanzaron el objetivo, distribuidos en 57 jabs y 71 de fuerza. Como se observa, la estadística favorece al ex destronado.
En sentido general, Charlo buscó el combate y llevó la iniciativa la mayoría del tiempo, mientras Harrison se replegó en forma sistemática e hizo un combate de riposta, intentando aprovechar las brechas defensivas del nacido en Houston y radicado ahora en Richmond.
Desde la perspectiva de este redactor, Harrison ganó cuatro asaltos –quizás cinco-, pero los otros siete en forma clara correspondieron a Charlo. En la suma final otorgué una puntuación de 116-112 favorable al mellizo, lo que casi coincide en sentido opuesto a la votación de los oficiales.
“Sabes que me quitaron la pelea”, dijo Jermell instantes después del pleito y todavía sobre el encordado. “Estuve allí presionando las acciones todo el tiempo. El sólo se movía utilizando el jab y tirando uno o dos golpes en ocasiones. Pero no ganó la pelea. Me parece que fue injusta la decisión de los jueces. Espero me ofrezca la revancha para recuperar la corona que me pertenece”.
En su combate previo, Jermell se había impuesto por fallo mayoritario a Austin “No Dudas” Trout, el 9 de junio, en el Staples Center, de Los Angeles.
JERMALL SE IMPUSO A UN DIFICIL MATT KOROBOV
Ante el ruso Matvey “Matt” Korobov (28-2-0, 14 K0s), el gemelo Jermall Charlo (28-0-0, 21 Kos) tuvo un pleito más difícil que el de su hermano. El zurdo Korobov pegó con fortaleza desde el principio y obligó a su oponente a dar lo major de sí para llevarse el fallo unánime de los jueces, que entregaron boletas de 116-112, a la cuenta de Larry Hazzard Jr. y de Max DeLuca, mientras Steve Weisfeld consideró una ventaja más amplia de 119-108.
Con el triunfo, “El Sicario” Charlo, de 28 años, retuvo por primera ocasión, la faja interina mediana del Consejo Mundial (CMB) –la regular pertenece al mexicano Saúl “Canelo” Alvarez-, que posee desde abril cuando noqueó en el segundo episodio a su connacional Hugo “El Jefe” Centeno, en la misma instalación en la que ahora doblegó a Korobov.
En los primeros compases, el jab de derecha y también repetidos rectos de zurda de Korobov causaron estragos en la defense de Jermall, quien tiraba constantemente en un nivel casi parejo de impactos, pero igualmente recibió una gran cantidad de golpes Fuertes del europeo. Ya en la segunda mitad, el gemelo se movió más, utilizó con más precisión sus manos e impuso el ritmo del combate. La ventaja de la segunda mitad resultó determinante para recibir el favor de los oficiales, principalmente por su desenvolvimiento en el duodécimo round cuando estuvo a punto de aplicar el cloroformo a Korobov, quien justo es señalarlo lució a gran altura y resultó un adversario muy difícil.
Para Jermall, ex monarca súperwelter de la Federación Internacional (FIB), fue la tercera pelea en las 160 libras.

Facebook Comments