El impostergable adiós de Adonis Stevenson -Entre vítores y aplausos, y portando sonriente su corona mundial de las 175 libras, llegó el haitiano-canadiense Adonis Stevenson al cuadrilátero el 1 de diciembre. Lamentablemente, el ídolo bajó en una camilla del Centre Videotron, de la ciudad canadiense de Quebec, tras ser noqueado en el undécimo asalto por el ucraniano Oleksandr Gvozdyk.

Horas después los informes indican que “Superman” Stevenson (29-2-1, 24 KOs) se encuentra en condición crítica en el hospital El Niño Jesús, centro especializado en neurocirugía y traumas craneanos de la propia Quebec, donde después de varias horas de atención y debido a que su estado se deterioró, le aplicaron un coma inducido para reducir la presión en el cerebro y evitar una hemorragia cerebral, que podría acabar con su vida.

Un rato más tarde de ingresar en el nosocomio, Yvon Michel, manager de Stevenson, escribió en las redes sociales: “Aviso. Noticias sobre la condición de Adonis: la familia de Adonis Stevenson y los ejecutivos de Gropue Yvon Michel están con Adonis Stevenson, y quieren informar a amigos y fanáticos que Adonis se encuentra en estado crítico, en cuidados intensivos en el hospital… Agradecemos la preocupación el apoyo de todos, pero no habrá más comentarios. Pedimos respetuosamente su comprensión y en lo adelante trataremos este asunto de manera privada”.

No obstante, Michel horas después colocó una nueva información, debido a las innumerables muestras de respaldo y oraciones por el restablecimiento de la salud del boxeador: “De parte de toda la familia de Adonis, su esposa Simone God y Groupe Yvon Michel, agradecemos los mensaje de aliento y apoyo. ´Superman´está bajo supervisión médica y atendido por doctores muy competentes, y en un ambiente controlado”.

Dueño de la faja del Consejo Mundial (CMB) en la categoría semipesada desde 2013, el reinado de Stevenson, de 41 años, se mantuvo durante 5 años, 5 meses y 23 días, desde que lo alcanzó por espectacular nocaut en el primer asalto, ante el también zurdo estadounidense Chad “El Malo” Dawson, el 8 de junio de 2013, en el Bell Centre, de Montreal.

Para Stevenson el duelo frente a “La Uña” Gvozdyk (16-0-0, 13 KOs), dueño del cetro interino de la propia organización, significaba la décima defensa del cetro que consiguió ante Dawson. Y un buen número de las variables apuntaban a que el nacido en Puerto Príncipe, capital haitiana, y radicado en Blainville, saldría con el brazo en alto, aunque algunos señalaron que los 10 años de diferencia y el resultado previo ante Badou Jack eran elementos a tener en cuenta a la hora de ofrecer un vaticinio.

Pero Gvozdyk, un púgil casi desconocido, cuyo mayor mérito en las filas amateurs fue la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Londres-2012, se plantó desde el principio de tú a tú ante Stevenson, quien puso en aprietos al retador en el segundo asalto, pero el europeo resistió y un episodio después hizo caer al monarca. Intercambios tras intercambio, ora favorable a Stevenson, ora a Gvozdyk, el duelo llegó al undécimo con dudosa ventaja para el local, pues dos de los jueces lo tenían delante con boletas de 98-92 y 96-94, en tanto el tercero exhibía puntuación idéntica de 95 unidades para cada uno.

Sin embargo, Gvozdyk, de 31 años, alentado desde su esquina por el legendario entrenador Teddy Atlas, dejó en el camino algunos momentos de timidez y logró imponerse en el undécimo con un mortífero ataque, que puso en retroceso a Stevenson por todo el cuadrilátero, hasta que la anatomía del monarca se desplomó a los 2: 49 minutos de la fracción y el árbitro Michael Griffin decretó vencedor al ucraniano.

LA ALARMA SE ENCENDIO ANTE BADOU JACK
Stevenson venía de un complicado empate ante el sueco Badou “El Destripador” Jack, el 19 de mayo pasado, en el Air Canada Centre, de Toronto, donde dos de los oficiales dieron empate a 114 y el otro otorgó ligera ventaja de 115-113 al europeo. Saltaron entonces la alarmas de la condición del caribeño y si ya comenzaba el deterioro de su carrera.

El único revés anterior de Stevenson, se lo propinó el estadounidense Darnell “Deezol” Boone, quien le aplicó el cloroformo en el segundo asalto, el 16 de abril de 2010, en Salisbury, Maryland. A partir de ahí se mantuvo invicto durante 17 combates, 16 de ellos ganados y el empate ante Jack. Siete peleas de sucumbir ante Boone logró devolverle la medicina, también por la vía del sueño en seis rounds, el 22 de marzo de 2013, en el Bell Centre, de Montreal, Canadá.

En momentos en los que lucha por la vida, es prematuro presagiar el futuro de Adonis Stevenson en el boxeo, pero seguramente tras la recuperación, analizará en profundidad si es saludable que continuar recibiendo golpes en esta exigente disciplina, a la que ha dedicado 12 años como profesional, desde aquel 30 de septiembre de 2006 cuando debutó con impresionante nocaut en el asalto de apertura frente al canadiense Mike Funk, quien también recibió su primera paga como boxeador rentado y tras la debacle abandonó para siempre el pugilismo. Sin dudas, lo más sensato es que éste sea un impostergable final para Stevenson. Su organismo y el peligroso resultado ante Gvozdyk le han señalado el inevitable “The End” (El Fin), de su triunfal trayectoria. No escucharlo sería irresponsable … y casi suicida.

Facebook Comments