Chocolatito González intenta recuperar la gloria perdida -Cuando se encontraba en la cima de la ola y más disfrutaba sus merecidos triunfos, el récord de Román González se derrumbó en un aciago 2017. ¿El verdugo?: el entonces desconocido tailandés nombrado Wisaksil Wangek, quien con par de victorias en forma sucesiva, rompió la inmaculada trayectoria profesional del nicaragüense y lo hizo descender de la cima de mejor libra por libra del mundo.

La sorpresa inundó el histórico Madison Square Garden, de Nueva York, el 18 de marzo del pasado año, al recibir alias Srisaket Sor Rungvisai el veredicto mayoritario de los jueces, con lo cual “Chocolatito” González perdía el primer combate en las filas rentadas, tras 46 triunfos, 38 de ellos antes del límite, además de exhibir en ese triunfal camino las coronas de cuatro divisiones: Mínima, Mínimosca, Mosca y Súpermosca, esta última del Consejo Mundial (CMB), que pasó a propiedad del asiático.

Casi coincidente el fallo de los jueces, como un relámpago se disparó la idea de la revancha. Había resultado inconcebible que González cayera ante un púgil sin notas sobresalientes en este deporte, con cuatro reveses y debutante en Estados Unidos. Con vertiginosa rapidez se efectuaron los arreglos para concertar el segundo desafío. Era preciso poner las cosas en su lugar y dejar en claro que “una noche mala la tiene cualquiera”.

Posterior al fracaso y para echar más sal a su herida, González se vio afectado por el fallecimiento de su entrenador Arnulfo Obando, el hombre que lo había guiado durante toda su exitosa carrera profesional.

En aquellos duros momentos, el nacido en el barrio La Esperanza, de Managua, capital de Nicaragua, no intentó justificar el revés. “Me ganó bien, no me gusta poner excusas”.

Seis meses más tarde, Wangek, de 30 años, hizo la segunda visita al continente americano, en esa ocasión al StubHub Center, de Carson, California, donde con extrema humildad exhibió el cinturón de las 115 libras. Y a pesar del fracaso previo, nuevamente González partió como favorito, aunque los apostadores se mostraron más reservados, con ligera inclinación hacia el centroamericano.

Pocos intercambios bastaron para evidenciar que González carecía de buena preparación y que su adversario venía a defender lo que había ganado con justeza. Apoyado en la fortaleza de su mano izquierda, desde el comienzo Wangek mayoreó las acciones, en tanto “Chocolatito” parecía una sombra chinesca de aquel que llegó a la cumbre de las divisiones pequeñas. En el cuarto asalto, el tailandés envió a la lona a González con su potente zurda. Era el comienzo del fin. Al ver a su oponente “tocado”, Wangek fue en busca de concluir la reyerta. Y lo logró cuando habían transcurridos 1:18 minutos de ese rollo. El árbitro Thomas Taylor se encargó de detener lo que ya era una masacre. El desenlace le abrió las puertas al tailandés como el nuevo rey de los súpermoscas.

“CHOCOLATITO” BUSCA RECUPERAR LA GLORIA PERDIDA
Un año más tarde, González regresó al cuadrilátero frente al mexicano Moisés “Moy” Fuentes y aunque no brilló con el esplendor de antaño, se impuso por la vía del cloroformo en el quinto asalto, en la T-Mobile Arena, donde el duelo sirvió de respaldo al que escenificaron el mexicano Saúl “Canelo” Alvarez y el kazajo Gennadi “Triple G” Golovkin. Es preciso recordar que el pelirrojo azteca se llevó la victoria por fallo mayoritario, con lo cual se apoderó de la coronas del Consejo Mundial (CMB) y el de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB), ambas en la división mediana.

“Me sentí muy bien en esa pelea, muy cómodo y creo que se debió a que hice una excelente preparación”, dijo González hace pocos días a ESPNDeportes. “Espero continuar mejorando mi condición física y que aparezcan de nuevo los triunfos que me llevaron a ser uno de los mejores del mundo. Mental y físicamente me encuentro muy bien”.

Al referirse a su venidero enfrentamiento ante el mexicano Pedro Guevara, el 8 de diciembre, en el StubHub Center, González expresó que intentará tener un buen resultado para borrar los malos recuerdos de aquel segundo enfrentamiento ante Wangek.

Señaló que nunca subestima a sus adversarios y tampoco lo hará frente a Guevara, quien ostentó la faja minimosca del Consejo Mundial (CMB) al doblegar por nocaut al japonés Akira Yaegashi, el 30 de diciembre de 2014, en Tokio, e hizo dos defensas exitosas hasta que la perdió ante el también nipón Yu Kimura por controvertido fallo dividido, el 28 de noviembre de 2015, en la ciudad japonesa de Sendai.

González reiteró su deseo de tener otro pleito ante Wangek, aunque sabe que por ahora no será posible, pues el tailandés tiene un pleito obligatorio ante el mexicano Juan Francisco “El Gallo” Estrada, a quien se impuso en un cerrado combate por decisión mayoritaria, cinco meses después de doblegar a “Chocolatito”.

“Uno de mis sueños y volver a ser campeón del mundo”, expresó González. “Por ello estoy entrenándome fuerte y cuidándome lo más posible. Los triunfos solo llegan si Dios lo permite y uno hace su parte”.

“Pedrín” Guevara (32-3-1, 19 KOs) se impuso por abandono a su coterráneo, el jovencito de 23 años Roberto “Tornadito” Sánchez, el 1 de septiembre, en Ciudad Obregón, donde disputaron la faja vacante del Consejo Mundial (CMB), correspondiente a la Federación del Caribe (FECARBOX).

Facebook Comments