Claressa Shields vs Cecilia Braekhus: ¿La pelea femenina de 2019? -Cuando el pasado 25 de septiembre se anunció que la joven estadounidense Claressa “T-Rex” Shields enfrentaría a la alemana Christina “La Dama” Hammer, el público se llenó de ilusión a la espera de un suculento manjar boxístico, que definiría si la experimentada púgil nacida en Kazajastán y nacionalizada alemana continuaría encabezando la división o si la prometedora norteña, también con dos títulos mundiales, sería la nueva reina de las 160 libras.

Monarca de la Asociación Mundial (AMB) y de la Federación Internacional (FIB), Shields (6-0-0, 2 KOs) aceptó chocar contra Hammer (23-0-0, 10 KOs), el 17 de noviembre, en el Boardwalk Hall, de Atlantic City, Nueva Jersey, duelo de unificación, concebido para ser el principal de la velada y transmitido por la cadena Showtime.
Solo una semana después, la propia Shields, de 23 años, informó con gran disgusto en su cuenta de Tuiter que Hammer estaba incapacitada de pelear por una afección médica no revelada, que la mantendrá lejos del deporte hasta los primeros meses del entrante año.
“Estoy muy, muy, muy decepcionada”, escribió Shields en su cuenta personal ilustrada por el pajarito azul. “Dejaré que mi equipo haga el anuncio oficial, pero lo que voy a decir es que quiero esta pelea al 100%. Yo no soy la que está enferma. Desconozco la condición de Hammer, pero ella no puede boxear hasta marzo, según el doctor. Todavía voy a pelear el 17 de noviembre”.

Grandes expectativas provocó el combate, pues la kazaja-alemana Hammer desde 2010, cuando conquistó el título vacante de la Organización Mundial (OMB), es considerada la principal figura de las 160 libras entre las féminas, reconocimiento que reforzó seis más tarde al añadir el cinturón del Consejo Mundial (CMB).
Y Shields, doble monarca olímpica en Beijing-2008 y Londres-2012, se ha apoderado en solo seis pleitos de cuatro fajas del orbe, dos en las 168 libras (Consejo Mundial y Federación Internacional) y otras dos en los medianos (Asociación Mundial y Federación Internacional), estas dos últimas al vencer unánime el pasado 23 de junio a la costarricense Hanna “La Amazona” Gabriels, en el Masonic Temple, de la ciudad de Detroit, Michigan.
Coincidentemente, en la misma cartelera del 23 de junio, Hammer había derrotado con relativa facilidad a la norteña Tory Nelson, quien cumplió 42 años el 26 de agosto. Para la europea fue la duodécima defensa de la faja de la OMB y la tercera del Consejo Mundial (CMB), la primera conseguida ante la retirada estadounidense Teresa Perozzi, el 23 de octubre de 2010 y la otra al imponerse por idéntica vía a la igualmente estadounidense Kali Reiss, el 5 de noviembre de 2016.

Poco después de la victoria de Shields, Hammer subió al cuadrilátero y afirmó: “tengo muchos deseos de pelear contra Claressa. Ella tratará de combatir en la corta distancia, pero mi trabajo de piernas y mi alcance marcarán la diferencia. Será la pelea entre mujeres más grande de todos los tiempos”.
Entonces hubo ofensas cruzadas -también golpes al aire que casi impactan a Steve Farhood, locutor de Showtime. Shields no desaprovechó el momento y respondió en tono enérgico: “Estoy cansada que Hammer me falte el respeto todo el tiempo. Viene al ring después de todas mis peleas, habla basura y luego se va. Estoy harta de eso. Quiero pelear contra ella ya para unificar los títulos y saber quién es la mejor de las dos”.

SHIELDS BUSCÓ UN RÁPIDO RELEVO
Paro no perder el ciclo de preparación, Shields y su grupo se dieron a la tarea de buscar un relevo, que apareció en la escocesa Hannak Rankin (5-2-0, 1 KO), en pelea señalada el 17 de noviembre, en la Kansas City Star Arena, de Mulvane, donde la local expondrá los dos cinturones (AMB y FIB), y tendrá el incentivo de luchar por el vacante del Consejo Mundial (CMB), los tres en la categoría mediana.
Hannak, de 28 años, no parece un obstáculo que pueda detener el ascenso de Shields. Por el contrario, la estadounidense debe salir con el brazo en alto sin muchas dificultades y proseguir su camino hacia la unificación contra Hammer en 2019, aunque todo depende de la recuperación de la europea, que algunas fuentes señalan se trata de un embarazo, una condición que de ser cierta, retrasaría mucho más el pleito entre ambas boxeadoras.
La escocesa Rankin viene de una fracaso unánime en 10 asaltos ante la estadounidense Alicia Napoleón, el 4 de agosto, en el Coliseo Nassau, de Uniondale, Nueva York, donde intentó arrebatarle la corona de las 168 libras, versión AMB, a la estadounidense. Los tres jueces reflejaron en sus boletas el mejor desempeño de Napoleón, con votaciones de 98-92 (2) y la otra de 99-91.
“Estoy encantada de poder continuar mi camino”, dijo Shields a varios reporteros”. No obstante, quiero dejar bien claro que Christina (Hammer) está en primera línea si gano este nuevo cinturón el sábado. De ningún modo quiero evitar la pelea contra ella. Yo quería y quiero esa pelea. No se pudo dar ahora, pero la estaré esperando hasta que se recupere”.

SHIELDS TAMBIÉN QUIERE A NAPOLEON O BRAEKHUS
Shields dijo que después de este pleito podría subir a 168 libras, para retar a Napoleón, dueña del cetro de la AMB, aunque no tiene ningún inconveniente en descender a los súperwelter (154 libras) y protagonizar un espectacular combate ante la colombo-noruego Cecilia “La Primera Dama” Braekhus, dueña de cinco títulos en los welter y considerada la mejor libra por libra entre las damas.
“Ninguna de las chicas de las 168 libras quiere pelear conmigo”, aseguró Shields. “Hemos ofrecido esa pelea a Alicia (Napoleón) muchas veces, así como a varias de ellas y todas dicen que soy demasiado grande o buscan otras excusas como que no ofrecemos una buena cantidad de dinero. La realidad es que Alicia solo quiere mantenerse invicta, pues solo enfrenta a chicas totalmente desconocidas salvo Hannak (Rankin)”.
También Shields retó a Braekhus en una reyerta que, según sus palabras, podría concertarse en las división súperwelter. “Creo que puedo bajar hasta 154 libras y lo haría por pelear por el puesto de mejor libra por libra. No quiero ir a las 147 libras. Ya que solo podría ganar la pelea y sería difícil que pudiera continuar los cinturones. Ella (Braekhus) puede quedarse con sus cinturones, pero yo sería la número uno del mundo y ella la segunda. Podemos reunirnos en 154 libras si ella lo acepta. Esa sería una pelea fantástica”.

Braekhus (34-0-0, 9 KOs) expondrá los cinco títulos en su poder de la división welter (FIB, AMB, CMB, OMB y OIB) ante la polaca-estadounidense Aleksandra “Ola” Magdziak Lópes, el 8 de diciembre, en el StubHub Center, de Carson California, pleito que será respaldo del que efectuarán el ex campeón mundial nicaragüense Román “Chocolatito” González (47-2-0, 39 KOs) y el mexicano Pedro “Pedrín” Guevara (32-3-1, 19 KOs).
Sin dudas, un combate entre Shields y Braekhus sería muy atractivo para las televisoras, y serguro tendría el incentivo de una buena bolsa a ambas, pero no luce realista que la colombo-noruega abandone su zona de confort (las 147 libras) para lanzarse a una zona minada ante Shields, 14 años más joven y en plena efervescencia boxística. De cualquier forma, vale la pena mantener el optimismo: el dinero mueve montañas.

Facebook Comments