Cholo Saucedo: Mis puños harán la diferencia -Desde que el mexicano Alex Saucedo iba a la escuela en su natal Meoqui, en Chihuahua, notó que tenía una fuerza sobresaliente en los puños. En las peleas callejeras, los otros chicos corrían despavoridos cuando recibían los impactos del que ahora está cerca de convertirse en campeón mundial en las filas rentadas del boxeo.

Invicto en 28 combates, 18 años antes del límite, “Cholo” Saucedo enfrentará al monarca de las 140 libras, el estadounidense “Mighty Moe” Hooker (24-0-3, 16 KOs) el 16 de noviembre, en la Chesapeake Energy Arena, de Oklahoma City, donde radica el azteca desde hace varios años.

Monarca Internacional de la Organización Mundial (OMB), para Saucedo, de 24 años, el pleito ante Hooker, de 29 años y oriundo de Dallas, Texas, tiene una significación especial, porque buscará la corona precisamente ante los bulliciosos fanáticos de la ciudad que lo tiene como un ídolo.

En dos ocasiones previas, Saucedo exhibió sus virtudes en Oklahoma, la primera en septiembre de 2014, cuando anestesió en el segundo asalto a su coterráneo mexicano y ya retirado Miguel Alvarez, y la más reciente, el pasado 30 de junio, cuando igualmente aplicó el cloroformo en el séptimo rollo al australiano Leonardo Zappavigna, en la misma sala donde chocará con Hooker. Coincidentemente, el árbitro estadounidense Gerald Ritter, también nativo de Oklahoma, fue el tercer hombre sobre el ring en ambos triunfos.

La victoria ante Zappavigna, a quien derribó en el tercero, le permitió a Saucedo apropiarse de la faja vacante Internacional de la OMB en la categoría súperligera.

Esta será la cuarta presentación de Saucedo en las 140 libras, pues los 25 primeros combates los disputó en los welter. Al referirse a su compromiso versus Hooker señaló con gran convicción: “Estoy muy emocionado por esta oportunidad de combatir en casa y no tengo dudas que mis puños harán la diferencia”.

Saucedo reconoció que existe una gran rivalidad entre los peleadores de Texas y los de Oklahoma, por lo que aseguró que “La Peake” (como denominan a la instalación donde se efectuará la velada) estará completamente llena y le ofrecerá un respaldo absoluto.

“Quiero ese título y que el público se sienta orgulloso de mí”, afirmó Saucedo, quien de conquistar el cinturón se convertiría en el segundo peleador de Oklahoma con un corona universal, desde que Shawn O´Grady alcanzara el cetro ligero de la Asociación Mundial (AMB), el 12 de abril de 1981, en una disputada reyerta de 15 asaltos ante Hilmer Kenty, en Atlantic City, Nueva Jersey.

Señalada por la Organización Mundial (OMB) como obligatoria para el campeón Hooker, el pleito frente a Saucedo requirió de una subasta pública, debido a que ambas partes no llegaron a un acuerdo previo en las conversaciones bilaterales.

Con un cheque de $ 1,625 millones, la promotora Top Rank, ganó los derechos para organizar la pelea, con lo cual aventajó a Matchroom Boxing, que guía los destinos de Hooker, dueño de la faja que dejó vacante Terence “El Cazador” Crawford, considerado uno de los mejores libra por libra del mundo, y actualmente en la categoría welter.

Por su condición de campeón, Hooker recibirá el 75 por ciento del total ($ 1,2 millones) , en tanto a Saucedo le corresponde el otro 25 por ciento ($ 400 mil).

Hooker viene de imponerse por fallo dividido al zurdo inglés Terry “Turbo” Flanagan, el 9 de junio pasado, en la Manchester Arena, donde se encontraba vacante el título de las 140 libras. Dos de los jueces se inclinaron por el norteño 117-111 y 115-113, mientras el otro lo hizo por 117-111 favorable al local.

Para Flanagan fue la primera pelea en los súperligeros, ya que escaló de la categoría inferior, donde ostentaba la faja, también de la OMB, desde 2015, cuando doblegó por abandono en el segundo episodio a José Zepeda, quien sufrió una dislocación del hombro izquierdo a mediados de la fracción y continuó combatiendo. Después su esquina le anunció al réferi que no estaba en condiciones de seguir.

Posterior a ese triunfo, Flanagan hizo cinco defensas exitosas hasta su duelo contra Hooker. Como prueba de que no ha tenido un desenvolvimiento halagüeño en las 140 libras, el inglés sucumbió nuevamente el 27 de octubre por unanimidad ante el zurdo estadounidense Regis “Rougarou” Prograis, en los cuartos de final de la Súper Serie Mundial (WBSS), en la Lakefront Arena, de New Orleans. El británico besó la lona en el octavo y al final recibió boletas adversas de 119-108, 118-109 y 117-110.

“No me importa lo que haya dicho Saucedo ni que esté envalentonado porque peleará ante su público en Oklahoma”, dijo Hooker enfadado al referirse a las declaraciones de Saucedo. “Soy el campeón del mundo y convertiré su sueño en pesadilla. Para mí el cuadrilátero es mi hogar, dondequiera que sea. Le voy a golpear la boca tan fuerte que no podrá hablar. El 16 de noviembre descubrirá cual es el secreto por el que conquisté el título”.

Facebook Comments