Oleksandr Usyk noquea y Tony Bellew cuelga los guantes -Aunque no sorprende el resultado, el ucraniano Oleksandr Usyk, considerado el mejor crucero del momento, anestesió en el octavo asalto al inglés Tony Bellew, quien momentos después de la derrota el sábado 10 de noviembre en la Manchester Arena, de Inglaterra, anunció que abandonaba definitivamente el boxeo.

Como un cazador armado de paciencia ante su presa, Usyk no se empleó a fondo en los primeros asaltos. La iniciativa de los compases iniciales corrió a cargo del “Bombardero” Bellew (30-3-1, 20 KOs), quien a pesar del fracaso, ofreció una excelente demostración ante el múltiple monarca de las 200 libras.

Sin desesperarse y esperando la ocasión oportuna, Usyk (16-0-0, 12 KOs) fue de menos a más. Y a partir del cuarto episodio llevó la mejor parte, apoyado en la potencia de su mano izquierda, que hizo repetidos impactos en el rostro del británico, muy desgastado en las postrimerías del pleito.

“Es un gran campeón”, dijo Bellew, de 35 años con lágrimas en los ojos, en el centro del cuadrilátero, donde fue ovacionado por el público presente en la instalación. “Definitivamente se acabó y no me verán nuevamente en el ring. Me siento con el corazón roto por este revés, pero he ganado en la vida. Mi familia tiene el futuro asegurado. Nunca soñé que esto sería posible”.

Al comienzo del sexto rollo y durante los dos primeros minutos, el jab de derecha de Usyk penetró repetidamente en la anatomía de Bellew, que se mantuvo atacando a pesar de la superioridad que ya exhibía el ucraniano.

En el siguiente asalto se puso de manifiesto la mejor condición física de Usyk, que se lanzó a la ofensiva e impactó con buenas combinaciones de derecha y rectos de zurda, aprovechando que Bellew cada vez se mostraba más estático. Casi a punto de concluir la fracción, Bellew pegó dos derechazos que obligaron al monarca a retroceder. Pero nada que pusiera en peligro la victoria, ni mucho menos el final que ya se avizoraba.

Debilitado, Bellew recibió repetidamente la izquierda de Usyk, que lo hizo tambalear. Otro bombazo de la mano siniestra de campeón lo hizo caer de espaldas sobre el tapiz. Intentó levantarse mientras el árbitro Tony O´Connor hacía la cuenta reglamentaria, pero al verlo en mala condiciones, decidió dar por terminado el combate cuando habían transcurridos dos minutos del octavo round.

Campeón olímpico en Londres-2012, Usyk, de 31 años, venía de imponerse unánime al ruso Murat “Iron” Gassiev, en la final de la Súper Serie Mundial (WBSS, en inglés), efectuada el 21 de julio, en el estadio olímpico de Moscú. En esa ocasión dos de los jueces, Philippe Verbeke y Mauro Di Fiore votaron 119-109, mientras Robin Taylor entregó boleta de 120-108, una muestra del dominio ejercido por Usyk sobre el entonces invicto Gassiev, quien no estuvo a la altura de sus combates previos y cedió las fajas de la FIB y la de súpercampeón de la Asociación Mundial (AMB).

Casi de inmediato de finalizada la reyerta, Usyk dejó entrever ante los medios la posibilidad de escalar a la división completa y retar al campeón británico Anthony Joshua, en el venidero 2019.

“He tenido el año más difícil de mi vida y ahora sólo quiero descansar junto a mi familia, pero somos seres humanos y necesitamos ponernos metas más altas y debemos luchar por ellas”, dijo Usyk en referencia al potencial enfrentamiento versus Joshua, monarca pesado de la Federación Internacional (FIB), Organización Mundial (OMB) y súper campeón de la Asociación Mundial (AMB).

Por su parte, Alexander Krassiuk, promotor de Usyk, aseguró que no sería difícil concretar el pleito entre los dos colosos, pues está en conversaciones con Eddie Hearn, que lleva la carrera del gigante británico. “Usyk le daría un nuevo espíritu a la división pesada y definitivamente necesita pelear contra Joshua”, expresó.

Facebook Comments