Cuando uno llega a tener 86 años y ha estado en la misma línea de trabajo durante la mayor parte de su vida adulta, las cosas tienen una forma de llegar a completar el círculo. Ese es el caso del infatigable CEO de Top Rank, Bob Arum, quien regresa a El Paso este fin de semana, una ciudad que ha sido buena con él. La compañía de Arum es la promotora principal de la pelea por el título de 130 libras del sábado entre Miguel Berchelt y Miguel “Mickey” Roman. Berchelt, el titular, está haciendo su cuarta defensa del título. La pelea será transmitida en vivo por ESPN + a partir de las 9:30 pm ET.

Arum hizo su primera incursión a la abrumadoramente hispana ciudad en la frontera en 1997. En el combate destacado de su carta de 7 peleas, el fenómeno de 21 años, Erik Morales, le arrebató el título mundial de las 122 libras del CMB de Daniel Zaragoza con un paro en la ronda numero 11. Zaragoza, que estaba compitiendo en su vigésimo segundo título mundial, nunca volvió a pelear.

Un tercer futuro candidato para entrar al Salón de la Fama apareció en la cartelera. Floyd “Pretty Boy” Mayweather avanzó a 10-0 con un paro en la segunda ronda de Louie Leija. Fue la primera pelea programada 10 rondas para Mayweather.

Arum se ganó el premio mayor el año siguiente cuando trajo a Oscar De La Hoya a la ciudad. Aunque De La Hoya era un favorito prohibitivo sobre Patrick Charpentier, un oscuro francés, su pelea atrajo a 45,308 personas al Sun Bowl, la mayor participación en una exhibición de boxeo en un centro deportivo de los Estados Unidos desde Ali-Spinks II en el SuperDome de Louisiana 20 años antes.

De La Hoya echó a su irremediablemente superado oponente en la tercera ronda, pero de mayor importancia, la promoción demostró claramente que el “Golden Boy”, que estaba haciendo la cuarta defensa de su cinturón de peso welter de la CMB, había trascendido el boxeo para tomar su lugar entre los más destacados atletas de América. Cuando Oscar llegó a El Paso y aterrizó en un aerodromo privado, se estima que 800 fanáticos estaban allí para saludarlo. En su mayoría, señaló el reportero Michael Rosenthal de LA Daily News dijo que la mayoria de las personas ahi eran “jovencitas enamoradas … presionadas contra una cerca de alambre que evitó que el apuesto boxeador fuera mutilado”.

Arum y su equipo de Top Rank han regresado a El Paso varias veces en los años siguientes, más recientemente en febrero del año pasado con una tarjeta que produjo una de las mayores sorpresas de 2017 cuando Jonathan Maicelo, un peruano no anunciado, dejó caer a José Félix Jr. cinco veces en camino a ganar una decisión desequilibrada. El evento principal de ese espectáculo desde el punto de vista de los carteles de la pelea fue en realidad una pelea de mujeres, un partido entre Jennifer Han y la argentina Lizbeth Crespo. El coreano-estadounidense Han, cuyo padre dirige una academia de artes marciales, no solo es el boxeador más popular de la ciudad, sino que, en general, es reconocido como el primer peleador nacido y criado en El Paso para ganar un título mundial. Han, quien tiene una licenciatura en kinesiología de UTEP, posee la versión femenina del título mundial de peso pluma de la FIB.

Es extraño que El Paso, que actualmente alberga a unas 700,000 personas, nunca haya producido un campeón mundial masculino de boxeo. “El boxeo está en el alma de la ciudad”, dice el veterano facilitador de deportes de Texas, Lester Bedford, quien ha trabajado con Top Rank y otros promotores de boxeo. Pero cruce el río a Juárez, la ciudad gemela de El Paso, aproximadamente tres veces más grande, y encontrará una subcultura de boxeo más rica. Fue en esta ciudad que el venerado Quirino García ganó decisiones de 12 asaltos sobre los ex campeones mundiales Meldrick Taylor y Simon Brown en combates separados por tres meses, ¡el mismo Quirino García que perdió sus primeras 18 peleas profesionales!

Mickey Roman, ex retador del título mundial en dos ocasiones, es oriundo de Juárez y tendrá a la multitud en su esquina el sábado por la noche. En busca de inspiración, puede ver a su antiguo rival en la ciudad de Juárez, César Soto, quien ganó un título mundial en su tercer intento, derrotando al filipino Luisito Espinosa para ganar el título mundial de peso pluma de la CMB en El Paso en 1999.

En cuanto al título en juego el sábado, es importante para ambos competidores, pero de poca importancia para los fanáticos del boxeo. Hoy en día hay tantos títulos que es posible que incluso los fanáticos extremos se queden perplejos si se les pide que nombren el título que posee Berchelt. Lo que les importa a los fanáticos es si la pelea será entretenida, y por todas las indicaciones, será inmensamente entretenida.

Berchelt de 26 años (34-1, 30 KOs) y Roman de 32 años (60-12, 47 KOs) han estado en guerras contra otros mexicanos que merecieron consideración para ser la Pelea del Año. La batalla empapada de sangre de Berchelt contra Francisco Vargas en enero del año pasado fue un asunto acalorado. “Vargas y Berchelt se desgarraron entre sí desde la campana de apertura”, escribió Nigel Collins. “El ritmo aumentó desde allí”. La última pelea de Mickey Roman con el caballo de batalla Orlando Salido fue tan buena como la anunciaron; una pelea de para agradar a la multitud.

Prepárese.

*Traducido para Arne K. Lang en tss.ib.tv

Facebook Comments