Boo Boo Andrade frente al desconocido namibio Walter Kautondokwa -El doble ex campeón mundial súperwelter, Demetrius Andrade, de Estados Unidos, intenta posicionarse entre los mejores medianos del planeta y en un futuro cercano arrebatar los títulos de la división a los ubicados en la cúspide, entre ellos el astro mexicano Saúl “Canelo” Alvarez, la figura más taquillera del boxeo actual.

Pero para llegar hasta la cumbre que hoy representa el pelirrojo azteca en las 160 libras, “Boo Boo” Andrade (25-0-0, 16 KOs) tiene un espinoso camino por recorrer, que comienza con el desconocido namibio Walter Kautondokwa, también imbatido en 17 pleitos, 16 consecutivos antes del límite, después de su debut con éxito por la vía judicial, en el ya lejano 2013.

El zurdo Andrade, de 30 años, y “El Verdugo” Kautondokwa, de 33 años, disputarán el próximo sábado 20 de octubre, la corona vacante mediana de la Organización Mundial (OMB), en el TD Garden, de Boston. Las apuestas se inclinan favorablemente al norteamericano, a pesar del impresionante récord del africano, quien viaja por primera vez al continente americano, en su segunda salida de Namibia, la anterior a Accra, capital de la República de Ghana.

Para Andrade será su segunda presentación en las 160 libras, después de doblegar unánime a su connacional Alantez “SlyAza” Fox, hace casi un año, el 21 de octubre pasado, en la ciudad neoyorquina de Verona, donde le propinó a su rival una caída en el séptimo asalto. Los tres jueces le otorgaron puntuaciones de 118-110, 118.109 y 116-111.

Antes, Andrade había conquistado la faja súperwelter de la Asociación Mundial (AMB), al doblegar por fallo dividido al ecuatoriano, ahora nacionalizado alemán, Jack “El Dorado” Culcay, en marzo del pasado año, en territorio germano. Par de boletas de 116-112 le otorgaron el triunfo a Andrade, en tanto el otro juez vio ganador a Culcay 115-114.

El primer cinturón mundial de Andrade también lo obtuvo por división dividida frente al armenio-estadounidense Vanes “Pesadilla” Martirosyan, en noviembre de 2013, en Corpus Christi, Texas. El norteño besó la lona en el primer episodio, pero par de oficiales consideraron que hizo más por la victoria que Martirosyan, aunque la pelea solo tuvo lucidez por momentos y también espacio para los bostezos, debido a los agarres y falta de agresividad de uno y otro.

Siete meses más tarde de su controversial victoria, Andrade derrotó por la vía del cloroformo al inglés Brian “El León” Rose, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York. Contundente se mostró Andrade al derribar a Rose en la 1era y 3era rondas, previo a que el árbitro Michael Griffin detuviera el desnivelado pleito, cuando habían transcurridos 1:17 minutos de la séptima fracción.

Sin embargo, transcurrido poco más de un año, el Comité de Campeonatos de la OMB despojó a Andrade de la corona y la dejó vacante, estimando que el púgil había rebasado el límite que establecen los Reglamentos sin exponer la faja.

En septiembre, tres meses después de anestesiar a Rose, los representantes de “Boo Boo” solicitaron permiso de la OMB para que enfrentara al ruso Matt Korobov, en un intento por apoderarse de la faja vacante mediana, es decir de la categoría inmediata superior.

Entonces la entidad le otorgó 15 días a ambas partes para alcanzar un acuerdo, pero concluido el plazo, se supo que Andrade prefería defender el título súperwelter, en lugar de ascender a las 160 libras.

Respaldando la solicitud, la OMB programó un combate entre Andrade y el gemelo Jermell Charlo, el 13 de diciembre en el hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, pero el acuerdo en las negociaciones nunca finalizó y Andrade se salió del pleito el 17 de noviembre.

En enero, la OMB le envió un comunicado a los promotores de Andrade advirtiéndole que tenían 30 días para alcanzar un acuerdo con Charlo o de lo contrario se efectuaría una subasta que definiera los términos de la pelea.

El entorno legal de Andrade explicó a la OMB que Charlo no quiso rivalizar con Andrade e hicieron gestiones para un duelo contra el cubano Erislandy Lara, aunque días después reconocieron que no logró cerrarse la negociación contra el zurdo del archipiélago caribeño.

Finalmente la OMB decidió retirarle la corona a Andrade, debido al tiempo transcurrido desde su última defensa y a que no se concretó un nuevo enfrentamiento después de pedir repetidas prórrogas.

“El peso mediano puede ser la nueva división de glamour en el boxeo”, dijo Andrade a pocos días de enfrentar a Kautondokwa. “Ya existen grandes nombres y si miras las 154 libras, observas que hay boxeadores de gran calidad que tendrán que subir. Uno de ellos es Jarrett Hurd, un tipo grande. Los medianos están calientes y se van a poner más calientes”.

Andrade, monarca mundial amateur en 2007, precisó que subió a los medianos “para demostrar que sigo siendo el mejor lobo de la manada. Estoy listo para morder y acabar con los que se me enfrenten en esta categoría”.

Aseguró que lo inmediato es hacer su trabajo frente al africano Kautondokwa, regresar con el cinturón del orbe y comenzar temprano los combates de 2019 para buscar a “los chicos de la élite” en las 160 libras.

Por su parte, Kautondokwa dijo que aunque Andrade es favorito, porque tuvo pocos días para prepararse tácticamente ante un rival que no estaba en los planes, “debe saber que se enfrentará a un verdugo que lo ejecutará ante su público. Es mi primera visita a Estados Unidos y ofreceré lo mejor de mí por causar una buena impresión ante el público”.

Kautondokwa venció por nocaut técnico en el quinto asalto, al argentino Billy “El Niño” Facundo Godoy, el 20 de marzo pasado, en Windhoek, Namibia. Un potente gancho de izquierda -una de sus mejores armas-, envió al sudamericano a la lona, lo que obligó al árbitro surafricano Deon Dwarte a dar por concluidas las acciones, al ver que el derribado no se encontraba en condiciones de continuar.

Facebook Comments