Badou Jack y James DeGale empatan -Con la balanza inclinada hacia uno y otro al principio y al final, el sueco Badou y el inglés James DeGale, ofrecieron un emotivo combate, aunque los dos tuvieron que conformarse con un empate y la tenencia de sus respectivas coronas de la división súpermediana, en el Barclays Center, de Nueva York, donde más de 10 mil espectadores presenciaron una excelente cartelera.

Nacido en Estocolmo, pero con sede en Las Vegas, “El Destripador” Jack (20-1-3, 12 KOs) expuso la faja del Consejo Mundial (CMB), en tanto el zurdo “Chunky” DeGale (23-1-1, 14 KOs) sometió la correspondiente a la Federación Internacional (FIB), una y otra en las 168 libras e igualmente en la tercera exposición en cada caso.

Con mucha rapidez en los desplazamientos, cambiando constantemente la posición de su guardia y soltando bien los puños desde los albores del pleito, DeGale parecía encaminarse a una fácil victoria, que apoyó con una cuenta protectora en el primer asalto, consecuencia de un recto de izquierda al rostro de su oponente.

Así, con los movimientos de DeGale y la imposibilidad del sueco de colocar sus golpes, transcurrieron los primeros seis asaltos, favorables a “Chunky”. Pero en lo adelante, las acciones se invirtieron sobre el escenario y el cazador se convirtió en presa.

Entonces los golpes de Jack, de 33 años, comenzaron a impactar en la anatomía de DeGale, cuyo rostro se fue congestionando de hematomas. Igualmente en par de ocasiones se le cayó el protector bucal (una por un derechazo y la otra por expulsión intencional), lo que propició que el árbitro neoyorquino Arthur Mercante Jr. le advirtiera que sería penalizado con un punto si quedaba nuevamente sin el aditamento.

En el noveno, además del plástico bucal, también DeGale perdió parte de su dentadura, resultado de un violento recto de derecha de Jack. Las acciones ofensivas favorecían en su totalidad al sueco, quien poco a poco fue nivelando la puntuación de los jueces hasta que en el duodécimo puso la guinda en el pastel al enviar a la lona a su oponente.

Ya fuera por el cansancio propio o por los agarres de su rival, Jack no pudo acabar la riña por la vía del cloroformo y los jueces dieron un empate mayoritario, con un voto hacia DeGale (Glenn Feldman 114-112) y los otros dos con 113 puntos para cada contendiente (Julie Lederman y Steve Weisfeld).

En sus palabras posteriores al enfrentamiento, DeGale aseguró que había resultado el ganador, pero que de todas formas quería se efectuara la revancha para definir la unificación de los cinturones.

“Tengo mucho respeto por este hombre, pero considero que gané la pelea”, dijo DeGale. “Conecté los golpes más limpios. Hagámoslo de nuevo”.

Pero Jack descartó la posibilidad de un segundo enfrentamiento, al asegurar que en lo adelante ascenderá a las 175 libras, ya que su anatomía le limita mantenerse en la división súpermediana por más tiempo.

“Si quieres la revancha, podemos hacerla en los semipesados”, precisó Jack. “No tengo problemas en enfrentarte de nuevo, pero tiene que ser bajo esa condición”.

El promotor Floyd Mayweather Jr. quien representa a Jack, consideró que fue errónea la votación de los oficiales. “Es la segunda vez consecutiva que Badou es víctima de una mala decisión. DeGale es un gran boxeador, pero esta noche no ganó. Al final del día no sé que pelea vieron los jueces”.

Jack, de 33 años, y DeGale, de 30, tuvieron su anterior compromiso en la misma cartelera, efectuada el 16 de abril, en Washington, la capital estadounidense. El sueco empató con el rumano Lucian “La Tromba” Bute, y DeGale se impuso unánime al mexicano Rogelio “Porky” Medina.

Facebook Comments