Stiverne desconfía de jueces en duelo ante Povetkin -Como una plaga indetenible, la proliferación de decisiones erradas en el boxeo, mantiene en total zozobra a los púgiles del deporte de los puños, muchos de los cuales viven gran incertidumbre antes de escalar el cuadrilátero, porque los oficiales pueden arrebatarle un triunfo convincente, después de grandes sacrificios en el gimnasio.

En ese tempestuoso ambiente, la peor parte la llevan los peleadores que viajan a enfrentar a sus rivales, pues la presión del público en respaldo al competidor local hace que se incremente la posibilidad de equivocación de los encargados de impartir justicia, dando por descontado que existan mañosos acuerdos para favorecer a un contendiente.

De ahí que el haitiano Bermane Stiverne, ex campeón mundial, insista en que debe anestesiar al ruso Alexander Povetkin –también ex monarca del orbe-, pues será como un insignificante náufrago en un gigante océano, cuando se presente ante el público de la ciudad de Ekaterinburgo, el 17 de diciembre, en pleito que tiene como incentivo la disputa por la faja interina del Consejo Mundial (CMB) en la máxima categoría.

“Sería un tonto cualquiera que venga aquí y piense que puede ganar por decisión”, dijo Stiverne ya en la sede del pleito. “Intentaré alcanzar el triunfo por nocaut, porque no puedo llegar a este país y esperar que los jueces ofrezcan el respaldo en sus boletas”.

“B-WARE” Stiverne (25-2-1, 21 KOs) no pelea desde el 14 de noviembre del pasado año, cuando se impuso unánime al estadounidense Derrick “El León” Rossy, en el hotel y casino Hard Rock, de Las Vegas, donde el caribeño besó la lona en el primer asalto.

Stiverne precisó que con sus palabras en modo alguno intenta faltarle el respeto a Povetkin, pero ha entrenado con gran profundidad para conseguir ese resultado, que evitaría un potencial fallo adverso si el pleito se extiende hasta los 12 asaltos programados.

Diez meses antes de aquella victoria ante Rossy, Stiverne, de 38 años, perdió la corona pesada por decisión unánime, ante el gigante estadounidense Deontay “El Bombardero de Bronce” Stiverne, en el lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

Se había adueñado del título vacante, por nocaut en el sexto episodio, en dueño revancha ante el norteño Chris “Pesadilla” Arreola, el 10 de mayo de 2014, en el USC Galen Center, de Los Angeles, California.

Con cuatro triunfos consecutivos, Povetkin (301-0, 22 KOs) también hace 13 meses que no escala oficialmente al ensogado, pues en noviembre de 2015 ganó al polaco Mariusz Wach por abandono en el duodécimo round, en la discusión del cetro Plata del CMB.

Previo a esa racha, Povetkin fue víctima de los puños del ucraniano Wladimir “El Dr. Martillo de Hierro” Klitschko, en pleito de unificación efectuado  5 de octubre de 2013, en el Estadio Olímpico de Moscú, donde el vencedor arrebató a su oponente el título de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB) y retuvo los regulares de la Organización Mundial (OMB), la Federación Internacional (FIB) y la Organización Internacional (OIB).

Klitschko, quien después perdió los títulos por decisión ante el inglés Tyson Fury en noviembre de 2015, derribó a Povetkin en el segundo asalto y tres veces más en el tercero, cuando el árbitro detuvo las acciones.

Povetkin se había adueñado de la corona vacante pesada de la Asociación Mundial (AMB) al doblegar por unanimidad al uwpeko radicado en Alemania Ruslan “El Tyson Blanco” Chagaev, el 27 de agosto de 2011, en Erfurt, Alemania.

 

Facebook Comments