Criterios contrapuestos en regreso de Julio César Chávez Jr. -De un lado están los allegados y simpatizantes de Julio César Chávez Jr., quienes destacan la virtudes que lo llevaron a la cima del pugilismo. Del otro, los que resaltan múltiples escándalos, resumidos en problemas legales, rencillas familiares e indisciplinas de todo tipo, incluido el uso de sustancias prohibidas.

Y en esa división bipolar de seguidores y detractores, el ambiente adquiere nueva efervescencia con el anuncio del regreso del Hijo de la Leyenda al cuadrilátero, el 10 de diciembre ante el fuerte alemán Dominik Britsch, en duelo pactado en las 169 libras, en la Arena Monterrey, de México.

Alejado del cuadrilátero desde julio del año anterior, cuando se impuso unánime a Marcos “Dorado” Reyes, en el Don Haskins Convention Center, de El Paso, Texas, los preparadores aseguran que el púgil ha cambiado en forma absoluta su actitud ante los entrenamientos y en su vida personal, lo que redundará en que vuelva a los planos estelares en un plazo relativamente corto.

“Ha respetado los horarios, no ha faltado, ha sido más fácil porque tiene esas ganas y el apoyo de su familia, de su padre y de un país que quiere verlo triunfar”, dijo el preparador físico Memo Heredia a ESPNDeportes. “Estamos haciendo las cosas bien, aunque mucha gente tiene desconfianza por sus problemas disciplinarios y sus errores, pero todo eso cambia, (porque) somos humanos y él ha entrenado al ciento por ciento”.

Chávez Jr. durante entrenamiento

Chávez Jr. durante entrenamiento

Heredia enfatizó que ponía en juego la reputación de su trabajo, porque el Junior está trabajando muy fuerte, con total disciplina, y no solo para dar el peso, sino para recuperar el nivel cualitativo que lo convirtió en monarca del orbe varios años atrás.

Por su parte, Rodolfo Chávez, quien fue entrenador de Chávez Carrasco desde su debut hasta unas peleas antes de que disputara el campeonato del mundo, aseguró a ESPNDeportes que la diferencia entre el Julio César que se fue y el de ahora es el mismo, sólo que ahora hay más disposición y disciplina para trabajar.

Creo que Julio lo vamos a ver como antes, ganas de pelear, de boxear, sabe hacer todo, sabe fajarse, Julio dejó de hacerlo un tiempo por su falta de seguridad, lo noto ahora confiado, seguro en él mismo”, expresó el preparador Rodolfo Chávez. “Está haciendo lo que hacía antes, correr, entrenar y cuidarse. Cuando se fue, se fue bien, invicto, casi 40 peleas, dentro de lo malo, estuvo bien, no hay mal que por bien no venga”, agregó.

Pero muchos desconfían y están escépticos con Chávez Carrasco. Las pruebas de inmadurez han sido repetidas y diversas, aunque no han faltado las declaraciones en las que el mexicano aseguraba que estaba arrepentido, había cambiado y era un peleador totalmente distinto en el gimnasio y en su actitud personal. Lamentablemente, no pasaron de ser simples palabras vacías.

Sin dudas, la pelea ante Dominik Britsch (32-2-1, 11 KOs) puede significar un nuevo punto de partida en la carrera de Chávez Carrasco. O la ratificación de que no hay vuelta en su permanente irresponsabilidad, que lo llevó a usar sustancias prohibidas como la furosemida antes de su pelea contra Troy Rowland en 2009. O dar positivo a marihuana, posterior al revés frente al argentino Sergio “Maravilla” Martínez, en marzo de 2013, que significó nueve meses de suspensión y una multa de 900 mil dólares.

Chavez y Britsch durante presentación de la pelea

Chavez Jr y Britsch durante presentación de la pelea

Igualmente fue detenido por la policía de Los Angeles, al conducir un vehículo en estado de ebriedad y sin licencia en la madrugada del 22 de enero de 2012, 13 días antes de la reyerta contra su coterráneo Marco Antonio “Veneno” Rubio, en San Antonio, Texas.

En la extensa lista es preciso incluir que Chávez Jr. se rehusó salir de su esquina en el décimo asalto frente a Andrzej Fonfara, en abril de 2015 y tres meses después no cumplió con el peso para el duelo contra Marcos Reyes, en un pleito pactado en 169 libras (igual que contra Britsch), pero registró 171, que obligó a sus representantes a pagar una compensación a su rival para que se efectuara el enfrentamiento.

Más reciente, a inicios de este año El Junior canceló la pelea contra Badou Jack por un trauma en el tendón de Aquiles y después versus J´Leon Love sin que se aclarara la dolencia que motivó la suspensión del compromiso.

A pocos días del enfrentamiento entre Chávez Jr. y Dominik Britsch los criterios se contraponen. Veremos de qué lado está la razón.

Facebook Comments