¿regalo o locura de Chris Arreola? -La suerte es loca y a cualquiera le toca, reza una conocida frase hispana, que bien podría ajustarse a la oportunidad que ha recibido el estadounidense de raíces mexicanas Chris Arreola de pelear por el título de la división completa frente al campeón mundial Deontay Wilder, el 16 de julio, en la Legacy Arena, de Birminghan, Alabama.

Porque “Pesadilla” Arreola (36-4-1, 31 KOs) es el octavo clasificado del Consejo Mundial (CMB), pero tuvo la fortuna de que el ruso Alexander Povetkin -rival en principio de Wilder el 21 de mayo en Moscú-, diera positivo en un control previo que obligó a la cancelación del enfrentamiento.

Ante la negativa o evasiva de los primeros en la categoría de los mastodontes, Arreola alzó la mano y casi sin pensarlo firmó el contrato para buscar el cinturón de “El Bombardero” de Bronce (36-0-0, 35 KOs), aunque algunos lo consideran un acto irracional, carente de juicio, dada la potencia de los puños del monarca y su impresionante trayectoria en el campo rentado.

“Siendo honestos, yo no merecía esta oportunidad, pero saben, precisamente por eso no tengo nada que perder y sí todo por ganar”, dijo Arreola, quien aceptó este reto consciente de que no llega en las mejores condiciones. “Lo que sí les digo es que voy a ir a ganar a Alabama, que estoy trabajando muy duro para ganar esta pelea”.

Con 6´3 de estatura -cuatro pulgadas menos que Wilder-, Arreola, de 35 años, viene de un triunfo ante su compatriota Travis “My Time” Kauffman, en diciembre pasado, pero el triunfo sobre el cuadrilátero fue cambiado a “Sin Resultado” (No Contest), al dar positivo a marihuana, en el examen antidoping posterior al choque.

“Soy un gigante dormido y la gente me subestima”, afirmó Arreola, quien reconoció que en Las Vegas las apuestas están en su contra 30-1, pero exhortó a que lo hagan por él, porque “con  mi triunfo ganarán mucho dinero. Estoy listo, estoy más que listo para la pelea”.

Anteriormente, Arreola tuvo otras dos oportunidades de convertirse en monarca mundial, pero en ambas fue derrotado por la vía del cloroformo: versus el haitiano-canadiense Bermane “B-Ware” Stiverne, en mayo de 2014 y ante el ucraniano Vitali “Dr. Puño de Hierro” Klitschko, en septiembre de 2009.

Siete meses más tarde de la victoria ante Arreola, Stiverne perdió la corona por fallo unánime ante Wilder, en el MGM Grand, de Las Vegas, donde el caribeño hacía la primera defensa del cinturón de los súper completos.

“Para mí no existe la suerte, por algo se le ha dado esta oportunidad a Arreola y yo lo estoy tomando muy en serio, para mí es salir a hacer lo que me gusta hacer que es ir a noquear gente”, expresó Wilder. “Y estoy muy enfocado, no me importa ahora el tema legal con Povetkin (le puso una demanda por incumplimiento de contrato), lo único que me interesa ahora es Arreola, después de eso ya veremos”.

Wilder, de 30 años, noqueó en el noveno round al zurdo polaco Artur Szpilka, el 16 de enero pasado, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, que significó la tercera defensa del título que obtuvo ante Stiverne.

Medallista de bronce en la división súper completa (más 91 kgs), en los Juegos Olímpicos de Beijing-2008, Wilder elogió la decisión de Arreola de aceptar el enfrentamiento. “Solo hay un boxeador que aceptó este combate, sin poner obstáculos, ni siquiera que existía poco tiempo para prepararse”, dijo Wilder en forma de elogio hacia Arreola, un veterano de 35 años, con ascendencia mexicana, pero nacido en Los Angeles.

En un intento por incrementar el interés por el espectáculo, Wilder señaló que “creo que elegimos a la persona adecuada (porque), Arreola es un adversario que ofrece espectáculo, que siempre entra al encordado con la intención de pelear sin importarle el nombre, la calidad o la pegada de su oponente”.

A pesar de las palabras de uno y otro, la gran mayoría estima que Arreola engrosará la lista de anestesiados de Wilder, sin que el pleito traspase el sexto episodio.

Más que un regalo, parece que Chris Arreola tuvo un acto de locura al aceptar el duelo ante Deontay Wilder. Pero a lo largo de la historia, el boxeo ha estado lleno de sorpresas. ¿Habrá una más en la Legacy Arena, de Birmingham? No lo creo y Ud.?

Facebook Comments