Si todo va según lo planeado, el enfrentamiento del sábado entre los pesos pesados ​​invictos Deontay Wilder y Tyson Fury en el Staples Center se verá reforzado por 12 combates preliminares. Pero el co-evento, por todos los propósitos prácticos, se llevará a cabo a 3,000 millas de distancia en la ciudad de Quebec, Canadá, y los que sintonicen a Showtime tendrán la buena suerte de contar con ambos. La pelea de Stevenson-Gvozdyk será antes de la pelea de Wilder-Fury, la cual es un evento de pago por visión.

El campeón de peso pesado lineal Adonis Stevenson (29-1-1, 24 KOs) es el campeón activo reinante más largo del boxeo. Hará la décima defensa del título de la CMB que ganó con un nocaut en la primera ronda contra Chad Dawson. Nacido en Haití pero residente en Montreal desde la edad de cinco años, Stevenson no ha perdido desde el 2010 y estará peleando en su propio territorio. Y aún así, los creadores de apuestas instalaron al ucraniano con sede en California, Oleksandr Gvozdyk (15-0, 12 KOs), el favorito, probabilidades de 3/2 (menos-150) disponibles actualmente.

La edad de Stevenson fue muy importante en el precio. Tiene 41 años, 10 años más que el retador. Por otra parte, hubo momentos en su última pelea, contra Badou Jack en Toronto, cuando parecía que se estaba deslizando.

Esa pelea, declarada un empate, tuvo múltiples cambios de impulso con Stevenson inclinando la pelea a su favor en la ronda numero 10 por medio de un golpe de cuerpo malvado solo para ver a Jack venir fuerte en el ultimo momento.

Sin embargo, se podría argumentar que Stevenson es un joven de 41 años. Debido en parte a una estadía en prisión (por múltiples cargos que incluyen asalto y vivir de las ganancias de las prostitutas), Stevenson no comenzó su carrera profesional hasta la edad de los 29 años. Como profesional, ha respondido a la campana por solo 143 asaltos. (A modo de comparación, Manny Pacquiao, que es 15 meses más joven, ha respondido a la campana en 462 rondas). Además, el gancho izquierdo de Stevenson, al menos en teoría, sigue siendo uno de los mejores en el negocio.

Oleksandr Gvozdyk fue miembro del célebre equipo olímpico ucraniano del 2012 que incluyó a los medallistas de oro Vasiliy Lomachenko y Oleksandr Usyk. Avanzó a las semifinales de los juegos de Londres, donde perdió una decisión estrecha ante un peleador de Kazajstán. Cuando está en entrenamiento, el “Clavo”, un apodo adecuado, se somete al régimen poco ortodoxo del padre de Lomachenko, Anatoly. En su última salida, ganó una decisión bastante aburrida sobre el veterano franco-argelino Mehdi Amar, pero antes de eso ganó ocho combates seguidos en la distancia.

La división de peso semipesado no es particularmente profunda, pero es muy fuerte en la cima. En un sábado normal, esta sería la pelea que se llevaria toda la atencion, pero ha recibido poca atención, empujada al margen por la grande sombra de Wilder-Fury, un partido con personalidades mucho más coloridas. Sin embargo, sea cual sea el resultado de Wilder-Fury, sospechamos que la pelea será complicada; es decir, artística. Un hombre que aprecia la ciencia del boxeo probablemente obtendrá más satisfacción de este concurso en Canadá.

*Traducida para Arne K. Lang en ib.tv

Facebook Comments