Hanna Gabriel, la madre, esposa, y guerrera del boxeo se va al cine Por J.J. Álvarez

Frescos aún los detalles del reciente triunfo unánime de la monarca mundial costarricense Hanna Gabriel sobre la australiana Sarah Dwyer, el 26 de enero, en la discoteca Baco, de Managua, Nicaragua, ya comenzó la expectación sobre un trascendental aspecto del acontecer de la vida de la llamada “Amazona Negra”: la película sobre su vida.

Sin mucho esfuerzo venció Gabriel en la capital nicaragüense, quizás debido a la carencia de habilidades de Dwyer – novena del ranking de la AMB- o a su estilo “cerrado”, pero de cualquier forma, la nacida en la ciudad de Alajuela hace 36 años, retuvo por primera vez la corona súperwelter de la Asociación Mundial (AMB), conquistada en pelea revancha ante la dominicana Oxandia “La Loba” Castillo, en octubre de 2017, en San José, Costa Rica.

Los tres jueces ratificaron con sus boletas el dominio ejercido por Gabriel durante los 10 asaltos, la extensión de los pleitos femeninos con respaldo de títulos importantes – señalados a dos minutos a diferencia de los masculinos que son a tres-. Gustavo Jarquín y Manuel González otorgaron puntuación de 100-90, en tanto Silvio Ortíz (97-93) vio ganar tres asaltos a la australiana, una valoración alejada del desenvolvimiento del pleito, según la casi totalidad de los que observaron la reyerta.

“Quería soltarme más, pero ella es fuerte y me amarró bastante”, dijo Gabriel al concluir el pleito. Tengo 36 años y siento que me queda mucho por dar. “Estoy lista para enfrentar a cualquiera. Cecilia (la colombo-noruega Braekhus) sabe que la amo y que tenemos una pelea pendiente. Cuando ella quiera la hacemos”.

Siete meses antes, Gabriel incursionó en la categoría mediana y cayó por fallo unánime ante la prometedora estadounidense Claressa “T-Rex” Shields, en el Masonic Temple, de Detroit, Michigan, donde disputaron la fajas vacantes de la Federación Internacional (FIB) y de la Asociación Mundial (AMB) en las 160 libras.

El pleito estuvo cargado de emociones y de golpes. Ya en el mismo primer asalto la costarricense derribó a la norteña con una buena combinación de ambas manos, que cerró con potente derecha al rostro de Shields, quien se levantó sin ninguna afectación por el impacto.

Después ambas se enfrascaron en una guerra sin cuartel a lo largo de los siguientes nueve capítulos, en los que la estadounidense sacó ventaja, tal como apreciaron los jueces, dos de ellos con votaciones de 97-92 (Pasquale Procopio y Jeremy Hayes) y el otro 98-91 (Michael Ancona). La intensidad del combate y el alto volumen de golpes entre las dos propició que la AMB le otorgara el reconocimiento de “Pelea del Año” entre las féminas.

HANNA GABRIEL: LA LEYENDA DE UN TRIUNFO
Se dice y se comprueba al conversar en las calles con los pobladores, que en Costa Rica la gente conoce muy poco de la extraordinaria vida de Gabriel, quien en las entrevistas se centra más en sus resultados deportivos, que en las dificultades que ha tenido como madre y esposa para llevar su exigente y versátil carrera en el boxeo.

De ahí que el realizador Héctor Alfaro se motivó con la historia de la exitosa boxeadora para llevar a la pantalla grande, numerosos aspectos de la vida de Gabriel, en un filme al que tituló “La Leyenda de un triunfo” y que está previsto se estrene al público el 28 de febrero.

Alfaro expresó que obra está basada en la vida de Hanna, pero “es una película de ficción, en la que se ha incluido todo y ha tenido la aprobación de la boxeadora. Había que contar toda su historia, esa que tal vez es de escaso dominio público e incluso muchos desconocen totalmente”.

JOVEN FABIOLA VILLALOBOS INTERPRETA A GABRIEL
El papel protagónico del filme lo interpreta Fabiola Villalobos, joven talento de la actuación costarricense, que ha participado previamente en una novela, en comerciales y en otro largometraje, aunque reconoce que representar la vida de Gabriel ha sido su mayor reto como actriz.

“La preparación fue muy exigente, (ya que ) tuve la oportunidad de entrenar durante un par de meses con Hanna para aprender sobre técnicas de boxeo, eso fue algo nuevo para mí, mi relación con ella fue muy amable y profesional, es una gran persona”, expresó Villalobos, de 24 años, al periodista Erick Quirós, al comentar sobre la película.

Villalobos, quien no conocía a Gabriel antes del casting, dijo sentir gran admiración por los éxitos deportivos de la boxeadora y que se siente muy honrada y agradecida, pues el material filmográfico “muestra la vida de una mujer fuerte, luchadora y valiente, capaz de darlo todo por su familia y alcanzar sus sueños, a pesar de las adversidades”.

Añadió que Hanna fue el sostén de su familia en muchos momentos, asumió responsabilidades desde muy joven y vivió cosas muy duras, pero nunca dejó de pensar en su familia. Es un gran ejemplo para todos”, puntualizó en su diálogo con Quirós.

Explicó que fue un reto interpretar a Gabriel, ya que además de la exigente preparación deportiva, tuvo que cambiar mucho su físico para que en la pantalla el personaje se acercara lo más posible al de la vida real.

Dijo Villalobos que la caracterización comenzó una semana antes del inicio de la grabación y estuvieron varios días para lograr un pelo similar al de Gabriel. Al final hubo que utilizar un cabello falso, porque probaron de todo y ninguno se parecía al de la boxeadora.

“Aumenté la masa muscular y el peso, de hecho fui a entrenar con Hanna y con el ´Tiquito´ (Vázquez, esposo y entrenador de Gabriel) en el gimnasio que tienen en Tabarcia. También usé lentes de contacto porque ella tiene los ojos claros y yo oscuros y hasta me pusieron un poco de crema bronceadora porque ella es más morena”, reveló Villalobos.

Preciso que después de ajustados los detalles físicos, vino otro reto grande, que era adentrarse en la personalidad y en la actitud de Gabriel: “Es una mujer de un carácter muy fuerte y por eso lo asumí con mucha responsabilidad y respeto hacia ella. Sus expresiones, su forma de vivir, todo lo pude observar cuando me entrené e incluso me senté a la mesa con ellos. Hasta llevamos a Mía (la hija de Gabriel con Vázquez) a la escuela. Son cosas muy íntimas, que me permitieron entenderla más”.

Villalobos, igualmente protagonista del largometraje costarricense “Skate, my life”, afirmó que se vio obligada a tomar un curso intensivo para aprender los elementos del boxeo y que su actuación tuviera la mayor credibilidad. “Fue algo realmente difícil y apenas terminábamos de grabar me iba a ver las tomas, porque yo no soy como muy ruda, e incluso le dije a una de las boxeadoras con la que me enfrenté que me tratara con amor, ya que ellas se dedican a eso y yo no”, concluyó la actriz.

Facebook Comments