Isaac Dogboe vs Emanuel Navarrete: arden los súpergallos -El combate entre el campeón mundial africano Isaac Dogboe y el retador mexicano Emanuel Navarrete, programado el 8 de diciembre, en el teatro Hulu del histórico Madison Square Garden, de Nueva York, es solo una muestra del vertiginoso y triunfal ascenso que han tenido jóvenes figuras en la división súpergallo durante los últimos dos años. Y todo indica que habrá una gran efervescencia en los próximos meses.

La pelea entre Dogboe y Navarrete, organizada por Top Rank, será coestelar de la que protagonizarán el ucraniano Vasyl “Hi-Tech” Lomachenko (11-1-0, 9 KOs), considerado el mejor libra por libra del mundo, y el puertorriqueño José “El Francotirador” Pedraza (25-1-0, 12 KOs), tendrá como incentivo la unificación de los títulos de súpercampeón de la Asociación Mundial (AMB) y el de la Organización Mundial (OMB), respectivamente, en la división ligera (130 libras).

Dueño de la faja de la propia faja OMB en las 122 libras, e imbatido en 20 combates, 14 antes del límite, “La Tormenta Real” Dogboe hará ante “El Vaquero” Navarrete (25-10, 22 KOs) la segunda defensa de la corona, que ostenta desde el pasado mes de abril, cuando anestesió en el segundo asalto al zurdo estadounidense Jessie Magdaleno, en Filadelfia, donde el derrotado exponía por segunda ocasión el cinturón de la categoría.

Nacido en Accra, capital de Ghana, y residente en Londres, la principal ciudad de Inglaterra, Dogboe ha concluido por la vía del cloroformo los últimos cinco combates, el más reciente ante el japonés Hidenori Otake, a quien anestesió en el asalto de apertura, el 25 de agosto, en Glendale, Arizona.

Durante este 2018 a punto de concluir, Dogboe, de 24 años, suma tres victorias ante César Juárez, Magdaleno y Otake, que lo convierten en un aspirante de fuerza a Mejor Boxeador del año. Sus convincentes actuaciones propiciaron que a principios de noviembre la promotora Top Rank le extendiera un nuevo contrato multi-anual (el anterior de dos pleitos) con un mínimo de tres peleas por año, que podría llegar a cuatro si recibne los permisos necesarios., de acuerdo con declaraciones de Mike Altamura, asesor del púgil.

“Pónganme a pelear contra los mejores y verán lo mejor de Isaac Dogboe”, dijo el peleador hace pocos días. “Pelear en el Madison Square Garden, un lugar legendario donde se formaron muchos boxeadores, me motivará a combatir con más fuerza. Amo ese lugar y la multitud que allí respalda el boxeo”.

También un mozalbete, con un año menos que su rival, “El Vaquero” Navarrete acumula una racha de 20 victorias en línea, las ocho últimas por la vía del sueño. En la más reciente noqueó en el duodécimo a José Sanmartín, el 2 de junio, en Monterrey, Nuevo León, México.

Reconocido por el poder que poseen sus puños, Navarrete tendrá gran ventaja en alcance y estatura sobre Dogboe. El azteca mide cinco pulgadas más (5´7 por 5´2) que el ganés y también lo aventaja ampliamente en la envergadura de sus brazos, por lo que podría resultarle beneficioso si lograr imponer un plan táctico combatiendo en la larga distancia.

“Esta es la oportunidad que llevo esperando durante mucho tiempo”, dijo Navarrete a varios medios de prensa. “Tengo mucho respeto por Dogboe, pero el título será mío. Me siento muy feliz y motivado por esta oportunidad, mucho más porque la pelea será en la ciudad de Nueva York. Estoy seguro que conseguiré la victoria y el nombre de Emanuel Navarrete será conocido en todo el mundo”.

El único revés de Navarrete, unánime en cuatro asaltos, se lo infligió su coterráneo Daniel Angueta, el 26 de julio de 2012, en el Distrito Federal, de la capital mexicana. A partir de ahí la racha de triunfos se extiende por seis años y 20 combates.

VARGAS, ROMAN, TJ DONEHY … ¿Y RIGONDEAUX?
Actualmente la cima de las 122 libras es del dominio del mexicano Rey Vargas (32-0-0, 22 KOs), el estadounidense Danny Román (26-2-1, 10 KOs) y del irlandés TJ “El Poder” Donehy (20-0-0, 14 KOs), dueños de los cinturones del Consejo Mundial (CMB), la Asociación Mundial (AMB) y la Federación Internacional (FIB), respectivamente.

Campeón del orbe desde febrero del pasado año, Vargas, de 28 años, ha realizado tres defensas exitosas del cetro, mientras “The Asesino con Cara de Niño” Román, de la misma edad, también ha salido con el brazo en alto en las tres ocasiones en las que sometió a prueba su reinado de las 122 libras.

Donehey, de 32 años, nacido en Irlanda y radicado en Australia, obtuvo la faja de la FIB el 16 de agosto, al doblegar unánime al nipón Ryosuke Iwasa, en el Korakuén Hall, de Tokio, donde los tres jueces le otorgaron votaciones de 116-112, 117-112 y 115-113. En esa ocasión, con el respaldo de un entusiasta público, Iwasa hacía la segunda defensa de la corona. Todos ellos han repetido hasta el cansancio después de sus triunfos que desean unificar cinturones con los otros monarcas, lo que ofrece un panorama alentador para ver a varios de ellos frente a frente, aunque es preciso que los encargados de sus respectivas carreras, se sumen a esos deseos y no pongan trabas, más cercanas a los intereses económicos que a los reclamos del público y de los propios púgiles.

¿QUE SE AVECINA PARA GUILLERMO RIGONDEAUX?
Con 38 años cumplidos (el 30 de septiembre), el cubano Guillermo Rigondeaux está sin dudas en el ocaso de su trayectoria como boxeador. No obstante, “El Chacal”, como se le conoce en el mundillo del boxeo, anunció recientemente que se encontraba en Houston, Texas, junto a su connacional y también ex monarca del mundo, Erislandy “El Sueño Americano” Lara, para recibir la asesoría del prestigioso técnico estadounidense Ronnie Shields.

Más reciente, el promotor Luis De Cubas Jr. aseguró que el zurdo nacido en la oriental provincia de Santiago de Cuba subirá al ring el 13 de enero, en una velada en Los Angeles, California, que será televisada por la cadena FOX y bajo un nuevo acuerdo del púgil con Premier Boxing Championship (PBC). “Rigo está muy concentrado en su preparación y estamos seguros que demostrará por qué sigue siendo uno de los mejores boxeadores del mundo”, dijo De Cubas Jr.

La información sobre el cambio de Rigondeaux en su esquina provocó múltiples comentarios, relacionados con una posible ruptura de su relación de muchos años con el igualmente experimentado cubano Pedro Díaz, el hombre que guió al púgil a su victoria más trascendental en las filas rentadas, ante el filipino Nonito “El Flash” Donaire, el 13 de abril de 2013, en el Radio City Music Hall, de Nueva York, donde el caribeño se impuso unánime y acabó con una racha del asiático que se extendía por 12 años y 20 peleas.

“Este cambio no tiene que ver con Pedro, a quien considero un entrenador de élite”, añadió De Cubas Jr., a un diario de Miami. “Pero sí era importante que Rigondeaux cambiar de escenario y se alejara de la ciudad del sur de Florida para que pudiera concentrarse en su carrera”.

Doble campeón olímpico y también con par de títulos profesionales (súpercampeón de la AMB y de la OMB, que arrebató a Donaire), Rigondeaux incursionó en un terreno totalmente pantanoso y con escasas posibilidades de vencer, al combatir con Lomachenko, el 9 de diciembre del pasado año, en un intento por adueñarse de la faja de las 130 libras que todavía posee el europeo.

Con mayor alcance y estatura, y con varios combates en la categoría súperpluma, “Hi-Tech” Lomachenko se impuso después de seis asaltos, cuando Rigondeaux abandonó la refriega, la peor en toda su carrera boxística. No fue el revés en sí, sino la poca agresividad del cubano lo que más llamó la atención, pues a lo largo del pleito solo lanzó sus puños en !16 ocasiones!. La excusa de que se lesionó uno de sus puños en los primeros asaltos, tampoco convenció.

Salvo la golpiza que le propinó Lomachenko, Rigondeaux ha tenido poco desgaste en su trayectoria en esta disciplina. Púgil de excelente esquiva, rapidez de piernas y puños, si regresa en óptima forma competitiva, será un adversario al que sin dudas habría que tener en cuenta en las 122 libras, sin olvidar que el próximo año cumplirá 39 años.

En la época de esplendor de Rigondeaux, los principales representantes de la división súpergallo evitaron a toda costa cruzar guantes con el cubano y tampoco los máximos organismos del boxeo obligaron a los ubicados en la cúspide de la división a enfrentarlo.

¿Ocurrirá un resurgir de Rigondeaux? ¿Tendrá la posibilidad el cubano de chocar contra los actuales campeones de la división súpergallo? Varias interrogantes que solo el futuro podrá responder. Por lo pronto Isacc Dogboe vs Emanuel Navarrete es lo que se avecina. Después la vida y los nebulosos intereses que dominan el boxeo dirán…

Facebook Comments