Arreola ante difícil reto de despojar a Deontay Wilder -Nadie le da a Chris “The Nightmare” (La Pesadilla) Arreola la mínima oportunidad de salir victorioso del encuentro por el título mundial peso pesado (>200 Lb/ > 90.8 Kg) del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), en manos del campeón estadounidense Deontay “The Bronze Bomber” (El bombardero de Bronce) Wilder. Pero el mexicano-americano, nativo de Los Ángeles, California, confía en que esta será la oportunidad en que finalmente conquiste el anhelado cinturón.

La velada se llevará a cabo el sábado 16 de julio en la Legacy Arena, en Birmingham, Alabama, EE.UU., lugar de nacimiento de Wilder.  Estará regulada por la Comisión de Boxeo de Alabama. El promotor es Lou DiBella, de DiBella Entertainment y será televisada por la cadena Fox.
Wilder-vs-Arriola-Poster

Wilder, de 30 años, posee un palmarés invicto de 36 victorias, 35 de ellas por nocaut. Se jacta de haber mandado a casi todos sus rivales al hospital, algunos con huesos quebrados. “Si te enfrentas a mí, vas a terminar en el hospital, porque trataré de lastimarte lo más que pueda. En el ring no hay misericordia”, ha dicho.

A pesar del poderío de sus puños, Wilder, de 2.1m (6′ 7″) de estatura y 2.11m de alcance, dice no menospreciar a su rival, tentativamente más débil. “Algo que he aprendido es que los boxeadores dan el máximo cuando pelean por un título, soportan más golpes de lo que normalmente aguantarían, porque saben que quizá no tengan otra oportunidad como esa”, manifestó. La estrategia de Wilder será “cortar el árbol por el tronco”. “Voy a intentar unas combinaciones al cuerpo que he estado practicando. Tengo muchas cosas que mostrar todavía”, manifestó.

“El Bombardero de Bronce” obtuvo el cetro mundial en enero de 2015, al derrotar por decisión unánime al haitiano Bermane Stiverne. Ha realizado tres defensas exitosas de su cinturón. La última vez que expuso su título fue en enero de este año, cuando le propinó un violento nocaut al polaco Artur Szpilka, en el noveno round.

Algunos expertos consideran que Arreola no merece siquiera una oportunidad para disputar el título mundial pesado. Su registro indica que ha realizado 43 combates, de los cuales ganó 36 (31 KO), perdió 4 (2 KO) 1 empate y 2 sin decisión. Su última pelea fue ante Travis Kauffman, en diciembre pasado. Kauffam derribó a Arreola en el tercer round, pero éste logró levantarse y finalmente inclinar la balanza a su favor. Los jueces dictaminaron decisión mayoritaria, pero luego el resultado fue cambiado a Sin Decisión debido a que Arreola dio positivo en una prueba sobre drogas.

“Yo sé que en teoría soy el más débil aquí, y no los culpo por pensar que no tengo ningún chance de ganar esta pelea”, dijo Arreola.  “Los fanáticos me han visto subir con sobrepeso, me han visto recibir una golpiza, que me quiebren la nariz, que me derriben, pero siempre me he levantado y he seguido peleando, a pesar de todo. Pueden llamarme gordo, flojo, y que no merezco esta oportunidad, pero no pueden nunca decir que soy un cobarde y que no tengo agallas, porque siempre he llegado a pelear.

Arreola está ranqueado No. 9 por el CMB. Si logra destronar a Wilder, sería el primer mexicano-americano en ser campeón mundial pesado. Su estrategia para enfrentar al campeón será buscar la pelea en corto, no dejarle desarrollar sus golpes largos y definitivamente, mantenerse fuera de su alcance. De acuerdo a su experiencia, considera a Tyson Fury y Vitali Klitschko mejores que Wilder.

Si analizamos el estilo de ambos boxeadores, se podría decir que Arreola no estaría lejos de ser la horma del zapato de Wilder. El campeón basa su éxito en su movilidad en el ring, y en el largo alcance de sus brazos, que utiliza con un jab constante, y cuando puede, acompaña con el gancho de derecha.

Lo que tendría que hacer Arreola es cortarle la salida a Wilder, y buscar la pelea en corto, utilizando los ganchos al cuerpo, especialmente al hígado del campeón. Si logra aguantar el ataque de Wilder, y contragolpear, podría lograr conectar esos ganchos fulminantes a la mandíbula y dar la sorpresa de la noche, sobre todo porque Wilder descuida mucho la defensa cuando ataca. El angelino luce muy buenas combinaciones de golpes con ambas manos.

Arreola se ha enfrentado a tipos grandes como Wilder, y ha noqueado a 31 de ellos, gracias al mazo que posee en cada puño. “La Pesadilla” se está entrenando como nunca para esta pelea, al punto de llegar a vomitar por el esfuerzo, buscando la mejor forma posible.

Esta será la tercera vez que Arreola dispute un título mundial.  En septiembre de 2009, se enfrentó a Klitschko por el cinturón pesado del CMB y perdió al retirarse del combate en el décimo round. En mayo del 2014, disputó el título vacante con el haitiano Bermane Stiverne, perdiendo por nocaut técnico en el sexto round. En su primera defensa, Stiverne fue despojado del título por Wilder, por decisión unánime, siendo el único boxeador que le ha aguantado toda la jornada al “Bombardero”.

Fue el espíritu guerrero de “La Pesadilla” Arreola, la principal razón para ser escogido en forma un tanto apresurada, luego de que la defensa obligatoria que tenía que hacer Wilder contra Alexander Povetkin, pactado para el 21 de mayo en Moscú, tuviera que suspenderse debido a que el ruso diera positivo por una sustancia prohibida. El CMB dio entonces permiso a Wilder de escoger su retador.

Se espera que el campeón mundial peso pesado del CMB se enfrente a sus similares, los británicos Anthony Joshua, campeón mundial de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), y Tyson Fury, campeón mundial de la AMB y de la OMB, en busca de la unificación de los títulos pero antes debe superar el aparentemente fácil escollo de Chris Arreola.

Facebook Comments